VIDAentrepreneur podcast logo Vidaentrepreneur

Entrevistas a emprendedores exitosos y que inspiran

iniciocontactopatrocinios

283 - Aleix Sanmartín
  • VIDA Entrepreneur
  • Podcast

Emprendedor exitoso #283 - Aleix Sanmartín

Escucha la entrevista

283 - Aleix Sanmartín

Cuanto tú quieres hacer algo lo haces

Referencias

-Emprendimiento

Sanmartin Group

-Herramienta

SPSS y MindMap

-Libro o película

Libros: ‘Historia de la propaganda’ de Alejandro Pizarroso Quintero; ’13,99 €’ de Frédéric Beigbeder. Películas: ‘El Padrino’, dirigida por Francis Ford Coppola; ‘Cinema Paradiso’, dirigida por Giuseppe Tornatore

-Contacto

asanmartin@sanmartingroup.com; Twitter: aleixsanmartin; Facebook: Aleix Sanmartin

Recomendaciones

Entrevista

-Roberto Ibarra: ¡Hola, vidapreneurs! ¿Cómo están? Roberto Ibarra aquí con ustedes. Recuerden que mi correo es roberto@vida-e.com. El día de hoy estamos con el fundador de ‘Sanmartin Group’ y es considerado el fundador, el Rey Midas de las campañas políticas por sus grandes éxitos de mercadotecnia en este ramo. Ha tenido influencia en su trabajo en México, así como en otros países de Latinoamérica. Está hoy con nosotros Aleix Sanmartín. Aleix ¿Cómo estás hoy?

-Aleix Sanmartín: ¡Hola, Roberto! ¿Cómo estás? Muy buenas noches aquí en España, y supongo que serán tardes allí en América Latina. Muchas gracias por la invitación a tu programa.

-Roberto Ibarra: Muchas gracias Aleix por estar aquí con nosotros. Cuéntanos, Aleix, ¿tú normalmente en qué parte del mundo te encuentras trabajando?

-Aleix Sanmartín: Donde me pillen las campañas básicamente. Ahora estoy en España, cerca de Madrid. Voy para Madrid mañana y agarro un avión para la Ciudad de México el sábado. Voy a estar en México unos días y creo que después me regreso a Europa, pero no lo sé bien. Creo que sí. Pero donde normalmente, yo vivo normalmente entre la ciudad de México, Madrid y cualquier sitio donde esté haciendo campaña electoral; pero tengo residencia en los dos sitios, en Madrid y en la ciudad de México.

-Roberto Ibarra: Aleix, cuéntanos, tú cuando vas a una fiesta o a algún evento y te preguntan a qué te dedicas, ¿cómo explicas tú esto?

-Aleix Sanmartín: Ahora es más fácil -antes era más complicado- porque ahora sí hay más cultura de... Hay más series de televisión que es una manera de socializar a la gente. Hay series ahora, como ‘House of Cards’ o ‘Borgen’ o ‘VP’. Hay varias series de televisión que han hecho un poco - ‘The West Wing’-... que han familiarizado a la gente con la profesión de la consultoría política. Antes era muy complicado explicarle a tu abuela o a la mamá de tu novia a qué te dedicabas, pero hoy la gente ya está un poco consciente. Básicamente, cuando digo a qué me dedico, hay dos palabras que me encantan, la primera es cuando yo digo que soy un propagandista, que es una palabra preciosa porque hace referencia al origen de nuestra profesión, a lo que es el fenómeno de la propaganda, que es de las cosas más bonitas del mundo, independientemente de que tengas después una muy mala imagen a raíz del siglo XX. Anterior al siglo XX, desde que inicia el fenómeno, la propaganda es el hecho de propagar algo, es algo precioso, inicialmente, propagar la fe. Eso es lo que digo, que a lo que me dedico es que soy un propagandista o, si ya quiero entrar y no quiero que se asuste la gente, pues dices que eres consultor político, que básicamente haces campañas electorales y ya.

-Roberto Ibarra: Alex, cuéntanos un poco, para entender el alcance de tu trabajo, no sé cómo lo puedas medir, ¿como en cuántas campañas has participado?

-Aleix Sanmartín: Antes las contaba, ya no. No sé, solamente este año en cuatro. Desde el año 2016 en cuatro. El año pasado trabajé en seis o cinco y el anterior en no sé, como... Campañas electorales, ¿eh? Como campañas ponle que sean 3 o 4 o 5 al año. Entre 3 y 5 al año. Pero campañas electorales es una parte del trabajo, porque después está el trabajo con gobiernos. Son campañas de comunicación social, ya no campañas electorales, pero son trabajos de comunicación para gobiernos. También todo casi permanentemente y alguna vez hemos hecho cosas para marcas. Unos 100 casos de comunicación aproximadamente en mi carrera, 100 o 120 casos de comunicación

-Roberto Ibarra: Aleix, cuéntanos un poquito, para entender un poco más lo que es un consultor político y esta persona que se dedica a propaganda, ¿cómo es este concepto? ¿Tú llegas y le sugieres a los políticos que es lo que tienen que decir para que sea popular, ellos te dan las líneas rectoras o cómo funciona un proceso de creación de la comunicación y de la propaganda en un sector político? Digo esto porque debe ser, en realidad, muy interesante saber si las palabras, al final del día, a los políticos se las ponen expertos como tú o, al final los expertos, digo los políticos, te dan algo qué trabajar y tu solo los validas. ¿Cómo es este proceso de una consultoría política?

-Aleix Sanmartín: Normalmente yo ya no llego al político, a ti te buscan ellos. Al principio, cuando yo empezaba a trabajar y no tenía... o estaba empezando la profesión, obviamente, buscaba chamba en eso... buscaba trabajo, buscaba casos. En este momento, afortunadamente, ya no estoy buscando yo, son ellos los que te buscan. Cuando un cliente te busca a ti y no lo buscas tú, obviamente es mucho más fácil el trabajo porque pues, obviamente, te están pidiendo ayuda ellos, no eres tú el que va a ofrecerles tus servicios. En ese sentido, ¿cómo consiste el trabajo? Bueno, básicamente te plantean una necesidad, te plantean un problema, te plantean una necesidad de comunicación, necesidad no tiene por qué ser algo malo. Necesidad es: necesito ganar una campaña electoral o necesito que me elijan para un cargo o necesito mejorar mi comunicación en materia de redes sociales... o mejorar... o tengo una crisis o lo que sea. Te presentan una necesidad en materia estratégica de comunicación. Lo primero que haces lógicamente, en cualquier profesión de consultoría es escuchar al cliente, escuchar bien su necesidad y entender cuál es el problema y cómo le podemos dar la solución a ese problema. Generalmente me suelen llamar para tres tipos de necesidades, o para que tengo una crisis y tengo que solventarla o para que me presente a una campaña electoral o porque tengo muy mala... no tengo la mejor imagen posible en mi gobierno y quiero mejorarlo porque quiero optar a otro cargo o porque tengo que reelegirme. Esas son normalmente las tres cosas para las que me llaman. Pocas veces me han llamado para cosas muy distintas a esto. Bueno, una vez que tú entiendes esta necesidad, pues lo que haces es un planteamiento. Un planteamiento de cuál es el mensaje que tiene... qué quiere comunicar, a quién se lo quiere comunicar y cuánto tiempo tenemos para comunicarlo. A partir de ahí hacemos un diseño de mensaje que viene siendo una narrativa. Construimos una narrativa, es decir, asignamos roles narrativos a la comunicación estratégica del cliente que es ¿quién es el héroe? ¿Quién es el villano? ¿Quién es la víctima? ¿Y cuál es la misión a la que vamos a someter a los ciudadanos a que respondan o con su voto o con su opinión acerca del líder o de la política pública? Y narramos esa historia. Yo no soy de las personas que suele decir a la gente lo que tienen que decir, es decir, soy mucho más flexible en el sentido de utilizar las propias palabras del cliente. Yo no le digo: “Tienes que decir esto”. Eso no va así, somos ya todos somos personas mayores. Intentas explicar un poco cuáles son los objetivos y los roles y el por qué esa comunicación puede conectar bien con los ciudadanos si se plantea en esos términos del debate. Generalmente son ellos los que lo dicen, aunque en ocasiones me ha tocado, obviamente, a mí escribir la historia. Es decir, no hay manera, entonces, bueno, este es el guión, pero no es lo normal. Lo normal es que se hace un planteamiento estratégico y en conjunto se crea. Una vez creada lo que es la narrativa, lo que es el mensaje, lo que hacemos es difundirlo. Lo difundimos a los distintos públicos por distintos canales intentando ser lo más efectivos y eficientemente posible, es decir, tenemos el mensaje que es -lo que sea- “Vamos a ser el gobierno más honesto de los últimos 25 años o vamos a reducir la desigualdad social en este municipio como no se ha hecho nunca en la historia. El mensaje que sea, inventados, son ejemplos que estoy poniendo. Ese mensaje, después, lo difundimos a través de redes sociales, con el lenguaje de las redes sociales o a través de la publicidad convencional con spots de radio y televisión o a través de publicidad exterior o con relaciones con la prensa o con reuniones con vecinos o a través de mensajes de comunicación directa mediante ‘mailing’ o mensajes de texto o WhatsApps. Es decir, los canales de difusión infinitos que haya en función de la necesidad que se tenga. Básicamente, ese es el trabajo que hacemos.

-Roberto Ibarra: Aleix, muchas gracias por compartir cómo es en sí que funciona ‘Sanmartin Group’. Ahora, antes de entrar más a detalle de cómo te metiste a este ramo y qué estás haciendo o qué se hace en tu industria para crecer, te comento que parte de lo que hacemos aquí en el programa de VIDA Entrepreneur es motivar a nuevos emprendedores a que nazca. Pero primero les queremos contar la realidad de que 9 de cada 10 emprendimientos van a fracasar. Cómo el emprendedor se comporte ante estas situaciones difíciles es lo que va a definir su éxito posterior. En esa tónica, Aleix, por favor, cuéntanos la historia de tu peor momento como emprendedor, la situación más te ha dolido a la fecha. Llévanos a revivir ese momento contigo, por favor.

-Aleix Sanmartín: Fíjate que yo, eso que estás diciendo, estoy de acuerdo y no. Estoy de acuerdo en que 9 de cada 10 empresas que se monten van a fracasar. Ese es un dato objetivo, científico que seguro está más que medido. Pero no tengo tan claro que 9 de cada 10 emprendedores fracasen. ¿Sí me explico la diferencia?

-Roberto Ibarra: Sí.

-Aleix Sanmartín: Es decir, para que tengas éxito en una empresa, un emprendedor, una persona tiene que fracasar muchas veces. Estoy seguro de que 9 de cada 10 empresas que se crean fracasan, pero no que 9 de cada 10 emprendedores lo hacen; porque de esos 9 de cada 10 seguro que, a pesar de que fracasen en una empresa, volverán a abrir otra, aprendiendo de sus errores y seguramente esa otra posiblemente vuelva a fracasar, pero vuelve a abrir otra y esa tercera ya seguramente, con el bagaje de experiencias acumuladas que tiene, triunfe porque si no, no habría emprendedores.

-Roberto Ibarra: Correcto.

-Aleix Sanmartín: Yo también he tenido fracasos, quiero decirte. Uno que no lo consideré… No me gusta la palabra fracaso, porque no fue fracaso, fue sencillamente una empresa que no salió bien que no salió bien desde el punto de vista económico, pero a mí me dio un gran bagaje en materia de ‘management’ que después me ha servido para el resto de mi vida. Fue mi primera empresa. La monté con una compañera mía de la universidad, recién titulado. Tendríamos 24 o 25 años. Éramos muy jovencitos y era una empresa de encuestas. Yo soy sociólogo, licenciado en ciencias políticas y sociología, y esta chica que en algún momento fue mi primera novia en la universidad, fue mi novia pequeñita, también era socióloga. Acabamos la carrera y decidimos montar una empresa de encuestas, de investigación social, una empresa de mercadeo como dicen en América. Hicimos la inversión, que no me acuerdo cuánto fue, le pedimos dinero a nuestros padres y algo de ahorros que tendríamos y no me acuerdo tampoco, fue una nueva inversión, pero montamos la empresa, montamos la oficina, la imagen de marca, montamos los puestos, porque era de encuestas telefónicas. En España la mayoría de las encuestas son telefónicas, a diferencia en América que son casa por casa. Pusimos los ordenadores, los… todo. Contratamos a la gente y demás. Claro, nosotros sabíamos hacer encuestas y éramos muy buenos haciendo encuestas y hasta la fecha pues a eso nos dedicamos, es parte de nuestro trabajo, pero no sabíamos gestionar una empresa, no teníamos ni idea de ‘management’. Nadie nos había enseñado. En la facultad política no te enseñan eso, te enseñan a hacer encuestas o hacer política, pero no te enseñan a hacer un contrato, ni a saber a qué precio tienes que poner el producto final, o sea, porque no sabías…

-Roberto Ibarra: Claro.

-Aleix Sanmartín: No tenía ni idea. Yo era sociólogo, no era un empresario, claro. Tuvimos un éxito tremendo en el mercado porque todo el mundo nos contrataba, porque nuestras encuestas eran muy baratas. Eran muy baratas por la sencilla razón de que nunca habíamos tenido en cuenta el poner el factor de la ganancia que queríamos ganar. Poníamos las empresas el precio de coste sin contar con que teníamos que ganar dinero ella y yo. La empresa quebró porque ni ella ni yo ganábamos. Las encuestas salían… el precio de venta final era lo que costaba la inversión, pero claro, a los seis meses de ni ella ni yo cobrar, pues ya nos dimos cuenta de que yo no tenía futuro. Pero, bueno, aprendimos mucho de cómo se tiene que hacer un precio final de un producto, de cómo hay que vender y comercializar el tema de los servicios. En fin, aprendimos mucho. Ese fue el mayor fracaso que tuve. Ahora con los años lo veo con mucho cariño y con mucha nostalgia de la inocencia de decir: “Bueno, vamos a montar una empresa”. No se nos ocurrió, por ejemplo, pedir trabajo en una empresa de investigación social y por lo menos estar un par de años y aprender cómo era el mercado, cómo era el negocio y como se veía el tema. No, nosotros muy valientes salimos de la universidad y dijimos: “Venga, vamos a abrir nuestra empresa”. Claro, evidentemente encuestas sí sabíamos hacer, pero gestionar un negocio, no.

-Roberto Ibarra: Aleix, muchas gracias por compartir esta historia, está súper interesante para nuestros vidapreneurs que están empezando a arrancar algún negocio, tal como tú nos comentas. Esta parte de los costos, de hecho, lo único que recuerdo de mi clase de la maestría de costos es que nunca vas a poder estimar todos los costos. Pero es este concepto de que solo la experiencia y echar a andar el modelo del negocio te va a ir dando estos números para poder saber pues si estás costeando bien, qué es lo que falta costear y puedas entonces así echar a andar y sustentar tu negocio. A veces, bueno, cómo te tardas tanto en darte cuenta y a mí también me pasó, Aleix, en un emprendimiento que teníamos donde pues, vivíamos muchos de anticipos de clientes, y esto al final era entonces como este juego de las sillas con música -no sé si lo conocen allá en España también- que…

-Aleix Sanmartín: Sí, sí claro.

-Roberto Ibarra: …cuando se acaba la música, a ver cuántas sillas quedan. Pero mientras está la música, no te vas dando cuenta porque todo se está moviendo, está entrando dinero, saliendo dinero y es allí donde tienes que tener cuidado en estos controles de administración, medir tu rentabilidad y entender la diferencia de lo que es flujo y rentabilidad, que son dos conceptos totalmente distintos. Alex, ahora vamos a la parte de la creación de ‘Sanmartin Group’. Cuéntanos cómo se te ocurre esta idea de meterte a la asesoría de las campañas políticas. ¿Cómo decides tú meterte a asesorar a las personas que están en este medio? ¿Cuándo te llega esa inspiración? Cuéntanos esa historia.

-Aleix Sanmartín: Es bien sencillo. Yo siempre supe que quería dedicarme a esto. Desde que tenía 16 o 15 años, desde que llegué a la universidad, prácticamente cayó en mis manos un libro en español, que era la poca literatura que había en aquel momento de comunicación política, de marketing político electoral y de campañas electorales, un libro de una persona que después fue mi socio, José Luis Sanchís que es un asesor político, era muy mayor y muy famoso de los años 90. Cayó en mis manos el libro que se titulaba: ‘Cómo se gana el poder’. Lo leí en la Facultad de Políticas y yo decidí claramente que me quería dedicar a eso, que eso es lo que más me gustaba a mí, que era un área nueva en España en aquel momento, en el sentido que no estaba aún profesionalizada y demás. Decidí que eso es a lo que me quería dedicar y enfoqué toda mi parte, primero educativa, la parte universitaria de grado y postgrado, después también, a adquirir los conocimientos para ser consultor político. En cuanto pude, pues me dediqué a eso. No hay más. Lo tenía claro desde la Universidad.

-Roberto Ibarra: Aleix, esto es lo que está fascinante, esta historia. Por ejemplo, hay personas que se imaginan desde siempre que es, bueno, yo quisiera ser una persona que fabrica autos o quisiera, no sé… Como cuando eres niño que quieres ser un astronauta o un bombero. Pero al final del día, ya que tú estás convencido que quieres hacer esto y te preparas para hacer esto, ¿cómo sales y en realidad ejerces esto? ¿Cómo te conviertes tú en este consultor ya que estás todo preparado y tienes este deseo? ¿Vas a la oficina de algún partido político y te presentas: “Hola, soy Alex Sanmartín y yo estoy aquí para ayudar”? ¿O cómo es este proceso de poder arrancar este negocio?

-Aleix Sanmartín: Básicamente lo que hice fue llamar a esta persona del libro y decirle: “¿Sabes qué? Yo quiero ser consultor político, ¿me ayudas? Me asocio contigo”. Tuve la suerte de que me dijo que sí.

-Roberto Ibarra: ¡Guau! Excelente historia, Aleix. ¿Él ya estaba, como tú dices, muy posicionado en el medio y pues…?

-Aleix Sanmartín: Bueno, yo tenía 24, 25, 26 años -no sé- y él tenía 67 o 68. Pero sí, así fue directamente. Yo creo que cuando tú quieres hacer algo en la vida, lo haces y buscas la manera de hacerlo. Lo haces yendo hasta el final de las consecuencias, yendo al ‘top’, es decir, yo no quería ser un consultor político mediocre. No lo quería ser. No quería ser un consultor político de barrio o del partido pequeñito. Yo quería…tenía claro desde el primer momento desde que leí aquel libro y desde que estudié Política, que yo quería ser un consultor político internacional y que quería viajar por el mundo haciendo campañas electorales y ser bueno. Me dediqué a irme con los mejores y a decirles: “Oigan, es que yo he venido a quedarme. Ayúdenme, yo quiero aprender de ustedes y a por todas. Al principio fue en España y después me fui a América y a todos los países. Cuando de verdad tienes un sueño y lo persigues nada te detiene y a veces el miedo que tendrías en otra profesión, pues en la que es tu sueño no lo tienes y vas a por todas, pero no solamente en la política. El otro día vi una película de aquí de un joven director español que tiene menos de 30 años y tiene ya cuatro largometrajes. Con menos de 30 años, el chaval ha dirigido ya cuatro películas. También le pasó a Amenábar. La gente que de verdad le gusta su profesión, sea la que sea, no duda en saltar cualquier tipo de obstáculo para lograrlo. En mi caso, yo no dudé nunca, fui por mi objetivo con todas las consecuencias.

-Roberto Ibarra: Aleix, está fenomenal esta historia, esta parte que dices tú: “Bueno yo lo quiero hacer. ¿Quiénes son los que ya tienen experiencia?” Viste a este autor del libro, lo buscaste, y pues bueno, se empezó a dar esta relación que está fenomenal y son estas historias que normalmente uno lee en casos de ‘Silicon Valley’, pero no se ven en muchos otros lados. A veces uno dice: “No existen más que allá, no existe”. Como cuando -no sé- Steve Jobs, le habló al fundador de Hewlett Packard para que le regalara unos chips cuando no era nadie. Entonces se ve que esto se puede aplicar en cualquier ramo donde uno tenga la voluntad, de verdad tenga las ganas, pues hay que hablarles a las personas, contagiarlos de estas ganas, que se vea claramente esta pasión que uno tiene y se empiecen a dar las cosas. Aleix, cuéntanos un poco de, ya que te empiezas a meter en el medio, ¿Cómo funciona el segmento o la parte de mercadotecnia aquí? ¿Cómo empiezas tú a crecer? ¿Es que el primer caso de éxito te lleva al segundo? ¿O cómo empezaste tú a masificar tu esfuerzo por varios países del mundo?

-Aleix Sanmartín: Yo donde más éxito he tenido ha sido México y Uruguay. México y Uruguay han sido los 2 sitios donde más éxito he tenido. En otros países he tenido menos y las cosas porque, como todo, hay cosas que salen bien las campañas, unas que salen peor. En México, ¿cómo fue? Pues nada, llegué a una campaña electoral a través de una gente y demás. Esta historia es muy bonita. El candidato me dijo que… Yo había dejado el gobierno de España, yo era asesor del presidente Zapatero. Yo trabajé en el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Ministerio de Exteriores de España. Era el asesor de comunicación de Ministros de Asuntos Exteriores de España. Había dejado el cargo para montar con esta persona, con José Luis Sanchís, una compañía para hacer campañas electorales que se llamaba Sanchís y Sanmartín y me planto en México, a través de unos amigos que había una campaña que nos estaban esperando y me presento ante el candidato y le digo que ya he llegado, que ya estoy ahí para empezar a trabajar y me dice: “¿Tú quién eres?” “¿Cómo que quién soy? Yo soy tu consultor". Me dice: “Yo no sé quién eres tú y, además ya tengo 3 consultores y no sé qué haces aquí". Yo digo: “No me lo puedo creer. Acabo de dejar el gobierno de España para venirme a Guadalajara, México que es la primera vez que me lo estoy pisando y un tipo que me dice que me vuelva, que no me quiere contratar. Le propuse algo porque aparte yo no podía volver a mi país diciendo que no me habían contratado, era imposible; menos a mis padres, que había dejado el gobierno de España para esto. Le dije al tipo: “Vamos a hacer algo. Yo trabajo aquí contigo, cobro tanto, pero...” A parte, los honorarios no eran baratos. Digo: “Cobro tanto, pero si no ganas no me pagues. Estoy dispuesto a trabajar aquí”. No tenía de otra. Le dije: “Estoy dispuesto a trabajar aquí los 3 meses de campaña y solo me pagas si ganas.

-Roberto Ibarra: ¿Y ganó?

-Aleix Sanmartín: El tipo supongo que le pareció demasiado... no sé puede decir palabrotas, ¿verdad, en tu programa?

-Roberto Ibarra: No.

-Aleix Sanmartín: Le pareció demasiado seguro el chaval, el joven que le dijo eso que el tipo dijo: “Ándale. Va. Te la compro". Total, que me pasé 3 meses trabajando ahí gratis y dando el todo por el todo y con la obligación de ganar porque si no ganábamos no cobrábamos. Y ganó, ganó. Y como ganó, cobré. Además, como era una campaña bastante difícil de ganar, me empezaron a llamar una detrás de otra, una detrás de otra y así fue como se configuró eso. Después de esa campaña, me llamó el jefe de gobierno de la Ciudad de México, el que en aquel momento era el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard. Me encargó un caso todavía más difícil. Teníamos que convencer... Nos encargó toda la estrategia para la generación de un consenso de opinión pública para la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en México. Es decir, para aprobar el matrimonio gay mucho antes de que lo aprobara Estados Unidos. Era una cosa que acababa de aprobarlo España y era una cosa súper difícil y ahí también no metimos de lleno. También se aprobó y quedó muy bien. Un caso de éxito va llevando a otro caso de éxito. Te van dando premios internaciones, te empiezan a reconocer en Estados Unidos. Empiezan a hacerte entrevistas en medios más importantes. Vas saliendo en revistas serias, fuertes. Una revista más a otra, un premio más a otro. Se va corriendo de boca en boca y te empiezan a llamar solos, básicamente. Es así como funciona.

-Roberto Ibarra: Aleix, ¿en tu medio influye que tú hayas trabajado con un partido de izquierda y por eso uno de derecha no te va a contratar? ¿O al final del día, cuando requieren este tipo de servicios, van con el mejor no importando con qué partido haya trabajado antes?

-Aleix Sanmartín: Hay de todo. Hay gente que dice: “No quiero trabajar contigo porque has trabajado con el otro”. Es respetable. Yo nunca oculto mis valores personales. Soy una persona honesta desde el punto de vista de cuáles son mis ideologías, cuáles son mis valores y lo que yo defiendo. Pero esos son mis valores personales y son una cuestión que no interfiere para nada en mi actividad profesional. Es decir, yo considero que cualquier partido político, cualquier persona, cualquier idea tiene derecho a ser defendida con la mejor profesionalidad y con la mejor capacidad técnica independientemente de que yo esté de acuerdo con ella o no esté de acuerdo con ella. Estamos hablando que frente a lo que es un compromiso político, yo pongo un compromiso profesional. Soy como una especie de una empresa de servicios profesionales como lo puede ser un abogado, un economista, un asesor fiscal. Ayudo a mi cliente independientemente de que opine como él o no.

-Roberto Ibarra: Yo lo entiendo como tú dices: tú eres un abogado contra la opinión pública, ¿es correcto?

-Aleix Sanmartín: Efectivamente. Es un servicio profesional. Como tal, lo haces lo mejor posible y puedes estar de acuerdo o no. He trabajado con partidos con los que no estoy de acuerdo en sus valores y me he partido el alma trabajando por ellos. Porque cuando tú me contratas a mí no estás contratando mi voto, estás contratando mi experiencia, ’expertise’, ’know-how’. Si cuando me contratas si estuvieras contratando el voto más caro del mundo. Eso no tiene sentido. Evidentemente, cuando me contratas, me contratas porque sabes que voy a hacer un trabajo profesional, porque mi equipo va a hacer un trabajo profesional y si alguien no me quiere contratar porque soy de izquierda, pues que no me contrate. pero he trabajado con la izquierda y con la derecha. He trabajado con todos y del todo, muchos no se quejan. Se han quejado poquitos.

-Roberto Ibarra: Aleix yo he tenido experiencia en otros emprendimientos en cuestiones de exportación a otros países de Latinoamérica. Algo que me quedó de conclusión es que, al final del día hablamos español, pero no es exactamente la misma lengua. A veces necesitamos traducciones de un español a otro español. ¿Cómo te ha ido a ti? Tú que estás en algo tan crítico en cuestión de comunicar en estas diferentes versiones -si lo queremos ver así- de español. ¿Cómo ha ido a ti en esta parte, trabajando con estos diferentes países que hablan español?

-Aleix Sanmartín: Una parte muy importante del trabajo en la campaña electoral es introducirte la cultura local. Ahí sí he tenido mucha inmersión y mucho trabajo etnográfico de observación participante. Cuando he llegado a un país nuevo… En México vivo, todos mis amigos son mexicanos. No tengo problemas. Llevo 10 años prácticamente inmerso absolutamente en la cultura mexicana con la cual no tengo problema y en España de ahí tampoco. Pero cuando he ido a otros países como El Salvador, Uruguay o Colombia y me he quedado para proyectos largos, una de las primeras cosas que hago es pasarme 1 o 2 semanas... Bueno, los primeros 4 días viendo la parrilla de televisión entera. Viendo la televisión desde por la mañana hasta la noche, viendo cuál es la calidad de la comunicación que tienen, cuáles son los programas de televisión que ven, y no me refiero a programas de noticias, me refiero a programas de entretenimiento. Saber qué es lo que ve la gente, cuál es el humor, donde está. Irme a los mercados, irme a las universidades, obviamente a ver la prensa y tener un proceso de inmersión cultural fuerte, más allá de que previamente al llegar al país, cuando ya vas con un contrato y demás, ya sabes que vas a ir, te metes una buena estudiada de lo que es la historia del país, el sistema político y las élites, incluso el sistema económico. Hay un trabajo de investigación fuerte que te hace meterte y tener una inmersión en la cultura del país para que la barrera comunicacional sea lo menor posible. Igualmente, siempre tienes a gente local que te va a… Tú antes de poner una idea o exponer una pieza de comunicación o plantear una estrategia, tienes un pequeño equipo local con el que tú vas ’pimponenado’ y que te van diciendo: “Oye, por aquí sí o por aquí no”, obviamente.

-Roberto Ibarra: Aleix, muchas gracias por compartir esto para nuestros vidapreneurs para los que están pensando en esos procesos de internacionalización y poder exportar, hay que entender cómo hay que adaptar o cómo entender las costumbres locales y buscar estos guías locales que te puedan ayudar a expandirte y crecer tu negocio fuera. Aleix, ahora vamos a pasar a una sección de preguntas un poco más rápidas donde el objetivo es entender más cómo funciona tu mente como emprendedor y ahora no tanto tu emprendimiento. En esa tónica, tómate un poco menos de un minuto para estas respuestas. La primera pregunta es: inicialmente a ti, Aleix, ¿qué te detenía a emprender?

-Aleix Sanmartín: Nunca nada. Siempre he sido muy emprendedor

-Roberto Ibarra: Aleix, a lo largo de esta trayectoria que has tenido como emprendedor, ¿cuál ha sido el mejor consejo que tú has recibido?

-Aleix Sanmartín: Viaja siempre en turista, pero quédate en el hotel más caro.

-Roberto Ibarra: Platícanos un poco más de esto.

-Aleix Sanmartín: Esta es una historia de este consultor con el que empecé. Dice: “Siempre viaja en turista. Siempre viajas en turista en el avión. Pero cuando llegues al sitio, te quedas en el hotel más caro que haya, no hay problema. Por muy caro que sea el hotel, siempre va a ser más barato que el pase en ’Premier’. Además, vas a dormir mejor”. Prefiero dormir... la diferencia entre viajar en turista y quedarte en el mejor hotel es abismal. Te vas a quedar 3 o 4 días durmiendo en un 5 estrellas brutal como puede ser el ’Hilton’ por el precio de lo que te va a costar el pase en ’business class’. Además, estaba empezando, al quinto viaje internacional que hayas hecho, automáticamente te dan el ’upgrade’ gratis, no pasa nada. Pero es buena la frase. Viaja siempre en turista, pero quédate en el mejor hotel.

-Roberto Ibarra: Tiene mucha lógica y sentido en la cuestión de que a veces las cosas que uno valora como premium, eventualmente las ibas a poder conseguir sin pagarlas y cuidas, más bien, los pesos y no tanto los centavos.

-Aleix Sanmartín: Ahora me da igual. Pero cuando estabas empezando el negocio que tenías poco presupuesto para hacer una gira y tenías que cruzar el charco y tenías que ir a conseguir una campaña y si no la conseguías, hay una inversión. Agarras un avión en Madrid, vete a Perú, reúnete con los líderes de Perú. Vete a Bolivia o vete a no sé dónde para conseguir un contrato. Y si no te vuelves, el costo de irte en ’business class’ era muy elevado comparado con el costo de irte en turista, quedarte en el mejor hotel y dar buena impresión y, además, descansar bien. Sí tenía lógica.

-Roberto Ibarra: Aleix, platícanos algo de tu negocio cómo es, digamos, para cerrar tus contratos, normalmente ¿tienes que ir presencialmente a platicar con la persona?

-Aleix Sanmartín: Siempre.

-Roberto Ibarra: Okey.

-Aleix Sanmartín: En política eso de ’online’, no. Te contactan por online, pero vas y te reúnes con el candidato y el candidato suele ser un candidato a gobernador o un presidente de un país o un ministro. Obviamente, es en persona Tienes que desplazarte, reunirte 1 o 2 o hasta 3 veces con el cliente. Son clientes importantes. Son clientes ‘tops’, no estamos hablando de... Son gente que sí necesitas verlos presencialmente y las propuestas son propuestas ir, escuchar, entender su problema y hacer una propuesta inteligente, estratégica y bien elaborada. No es un ’Power Point’ de los que traes ahí de ’corte y pega’. Son propuestas exclusivas para cada cliente entendiendo su necesidad y propuestas a las que se dedica mucho tiempo y mucha materia gris. Yo he hecho propuestas que no me han agarrado, que no me las han comprado finalmente porque era un proceso de selección con varios candidatos o por lo que sea. Eran propuestas casi que te las tenían que haber pagado porque la propuesta ya traía mucha estrategia incorporada. No era una descripción de servicios y no sé qué. Era una hoja de ruta donde ya había mucha estrategia impregnada en ese documento. Pero así es. Tienes que ir; tienes que hablar con el cliente; te tienes que sentar 1 vez, 2 veces, 3 veces, las veces que haga falta. Normalmente suele llamar el jefe de campaña o la mano derecha del candidato. Tienes una especie de cómo primera entrevista con ellos. Pasas ese filtro y ya te sientan con el candidato. Después de haber terminado con el candidato, posiblemente tengas una segunda entrevista donde ya presentes la propuesta final, con algunos avances y la parte de honorarios.

-Roberto Ibarra: Más o menos, ¿cuál es la probabilidad de cierre de todas las visitas que haces? ¿Digamos que la mitad, una tercera parte?

-Aleix Sanmartín: No. Yo normalmente tengo una altísima... No quiero parecer soberbio, pero yo tengo una altísima... un retorno de inversión en eso, entre otras cosas, porque yo no visito a nadie que no me llama. Cuando te llaman, el 80% de la chamba ya está hecha. Es decir, me habéis buscado vosotros, no yo. A partir de ahí es que haya ’feeling’. Yo creo que no me han contratado en mi vida en 3 o 4 ocasiones.

-Roberto Ibarra: ¡Guau! Definitivamente, como tú dices, para ti es un gasto seguro.

-Aleix Sanmartín: Sí, pero también te digo, entre las cosas que no... Claro, yo no voy llamando a la puerta que no me han llamado. Es decir, yo no voy por ahí: “Hola, buenas tardes. Soy una consultoría y venimos a presentarnos y a ofrecer nuestros servicios”. Eso ya hace muchos años que nosotros no lo hacemos, nos llaman solos. Si alguien te llama, es porque ya o ha leído de ti o han hablado de ti o han hablado de ti o ha leído la entrevista en Forbes o ha leído lo que sea. Ya directamente tiene... o ha pedido referencias a algún cliente o nos ha visto alguna pieza en algún premio de comunicación, quien sabe, lo que sea. Tiene una referencia de nosotros. Ya te llaman. es difícil que te digan que no cuando te hayan llamado. Puede ser o que no haya a ’feeling’ o que entre el candidato y el consultor, o entre el cliente y el consultor, que eso es muy importante, que haya entendimiento, que haya ’feeling’, que haya buen ’feedback’; o que la propuesta económica no sea compatible; o lo que tú pides o lo que ellos pretenden abonar o que por algún tema sea incompatible con tu trabajo porque ya hayas trabajado en esa plaza con otro cliente y no te apetezca cambiarte de bando; o porque cuando sea la estrategia de comunicación o cuando sea el proyecto, tú ya estás comprometido con otra gente. Ten en cuenta que mi trabajo es muy personal y muy presencial. Yo no puedo tener un pack de más de 2 clientes, 3 a la vez. Prácticamente lo que vendes es el tiempo

-Roberto Ibarra: Aleix, cuéntanos, en esa trayectoria como emprendedor, ¿cuál es el hábito que tú has descubierto que contribuye en mayor medida a tu éxito personal?

-Aleix Sanmartín: Sin duda, la disciplina y la perseverancia. Yo siempre he dicho que la creatividad está absolutamente... el talento y la creatividad están absolutamente sobrevalorados en nuestra cultura. Conozco a gente infinitamente más talentosa que yo y con muchísima más creatividad que yo. Realmente, conozco a pocos que sean tan disciplinados como yo. Realmente, lo que de verdad te hace fuerte y lo que de verdad te hace construir una carrera y lo que hace que te levantes del suelo cuando te has caído y has tenido un fracaso o no han ido las cosas bien, eso se llama disciplina. La disciplina te hace ser cada día más bueno y te hace aprender y te hace tener más experiencia. Yo soy igual de talentoso hoy que hace 15 o 20 años cuando empecé la profesión. Lo único que pasa es que llevo 20 años más de conciertos a las espaldas, ¿sabes? Llevo muchos más kilómetros recorridos. Obviamente, la experiencia es un grado.

-Roberto Ibarra: Aleix, en tu quehacer diario como emprendedor, ¿tú personalmente utilizas alguna herramienta digital, algún sitio web o alguna app que creas que le pueda servir a otros de nuestros vidapreneurs?

-Aleix Sanmartín: Uso todas. Tengo el ’Fan Page’, tengo la página web personal, la página web corporativa, el Twitter que es aleixsanmartin, tengo el Instagram, el LinkedIn. Yo uso todos los canales de comunicación. Pero no es nada nuevo. Supongo que cualquier persona que nos esté escuchando en un podcast evidentemente también los usará, supongo. Es lo mínimo. Aplicaciones, así como tal de ‘management’ y demás, uso el SPSS, que es un programa para analizar encuestas que es de ’desktop’ de IBM, creo que lo compró últimamente. Está muy bien para esta fiebre del ’Big Data’. También lo pueden usar para eso. Uso uno de mapas mentales, que lo tengo aquí en la computadora, creo que es el ’Mindmap’, uno de mapas mentales.

-Roberto Ibarra: Excelente, Aleix. Estas recomendaciones van a estar aquí en las notas del programa. Aleix. si solo nos pudieras recomendar un libro o una película para nuestros vidapreneurs, ¿cuál sería y por qué?

-Aleix Sanmartín: ¿Un libro o solo una película?

-Roberto Ibarra: Sí, solo uno.

-Aleix Sanmartín: Está difícil. ¿De ficción o de teoría?

-Roberto Ibarra: El que más te haya impactado en tu vida. No el de tu mentor, pero alguna adicional.

-Aleix Sanmartín: Me gusta mucho ’Historia de la propaganda’ de Alejandro Pizarroso Quintero, que es un libro de historia de la comunicación social bastante interesante. Ese es, por así decirlo, un libro de texto. Como libro de ficción -no sé- ’13,99 €’ de Frédérick Beigbeder. Es una maravilla, una sátira exquisita y ácida sobre el mundo de la publicidad. Es maravilloso. Una película... ’El Padrino’, supongo, o ’Cinema Paradiso’, mi película favorita.

-Roberto Ibarra: Excelente, Aleix. Estas recomendaciones van a estar aquí en las notas del programa. Ahora, Aleix, te voy a llevar a una situación hipotética en la que están muchos de nuestros vidapreneurs, que son estos emprendedores que están esperando nacer o que acaban de nacer y están esperando crecer. Imagínate que, por algún evento catastrófico, te quedas sin tus emprendimientos actuales y amanece solo con $500 dólares y 1 laptop. ¿Qué harías tú en los próximos 7 días?

-Aleix Sanmartín: Pero ¿dónde me quedo?

-Roberto Ibarra: Pues donde te agarre. Digamos que estás en España, pasó el evento catastrófico, ya no puedes trabajar más en ‘Sanmartin Group’ y solo te quedaron $500 dólares y 1 laptop.

-Aleix Sanmartín: Me voy a Ibiza. Se acabó, ya no puedo trabajar. Me tengo que ir a Ibiza. ¡Sí, qué remedio! No sé. Me iría a la playa, supongo.

-Roberto Ibarra: Excelente. Aleix, antes de despedirnos, por favor, danos un último consejo y la manera más fácil de contactarte.

-Aleix Sanmartín: ¡Yo que sé! ¿Consejos?... Ir a Ibiza, está muy bien.

-Roberto Ibarra: No se lo pierdan.

-Aleix Sanmartín: O lo recomiendo mucho. La manera más fácil de contactarme es a través de la página web o mi correo electrónico. Te dejo el correo electrónico: asanmartin@sanmartingroup.com. Ese es el correo electrónico. Tienes la página web que es: www.aleixsanmartin.com, que ahí también tienen todos los canales y todos los repositorios. Tienes el Twitter que es @aleixsanmartin; tienes el Facebook que es Aleix Sanmartín; tienes la manera más fácil de encontrarme que es poner el ’Google’ Aleix Sanmartín y viene todo lo demás.

-Roberto Ibarra: Excelente. Estos datos de contacto van a estar aquí en las notas del programa también. Aleix Sanmartín, fundador de ’Sanmartin Group’, muchas gracias por compartir tu historia aquí en VIDA Entrepreneur que estamos seguros le dará vida a nuevos emprendedores.

-Aleix Sanmartín: Muchísimas gracias por haber contactado con nosotros para que les contemos un poco nuestra historia. Lo hemos pasado muy bien. Ojalá tengáis mucha suerte en vuestro programa y sigáis ayudando a emprender y a descubrir nuevos mundos. Hacéis una magnífica labor social. Te mando un abrazo.

Gracias Vidapreneurs por escucharnos una vez más. En nuestro siguiente capítulo conocerán a otro emprendedor exitoso que comenzó como todos nosotros; sin nada. Suscríbete a nuestro podcast en iTunes para que no te pierdas ningún episodio. Visita nuestra página web, vida-e.com para consultar la información que escuchaste hoy y acceder a otros recursos. Dale vida a tu emprendimiento hoy, utiliza el mismo servicio que por más de 5 años hemos usado para hospedar nuestras páginas web. Entra a http://vida-e.com/hospedaje y obtén un 60% de descuento en tu primer año de hospedaje.