VIDAentrepreneur podcast logo Vidaentrepreneur

Entrevistas a emprendedores exitosos y que inspiran

iniciocontactopatrocinios

254 - Fausto Murillo
  • VIDA Entrepreneur
  • Podcast

Emprendedor exitoso #254 - Fausto Murillo

Escucha la entrevista

254 - Fausto Murillo

Hay que ver detrás del telón para entender el resultado

Referencias

-Emprendimiento

Turbosteps

-Herramienta

Canal de YouTube de TED Talks

-Libro o película

Libro: “Primalbranding” de Patrick Hanlon

-Contacto

YouTube: Fausto Murillo; Instagram: Turbosteps; Snapchat: Turbosteps, Twitter: @Turbosteps

Recomendaciones

Entrevista

-Roberto Ibarra: ¿Qué pasa Vidapreneurs? ¿Cómo están? Roberto Ibarra aquí con ustedes. Recuerden que mi correo es roberto@vida-e.com. El día de hoy estamos con el fundador de Turbosteps. Su canal de YouTube cuenta con más de un millón y medio de suscriptores, y ha creado su propio sistema de ejercicio en turbofausto.com, que ha beneficiado a más de mil personas. Ha incluso sido patrocinado por marcas como Speed Stick. Está hoy con nosotros Fausto Murillo. Fausto, ¿cómo estás hoy?

-Fausto Murillo: Muy bien hombre, muy bien. Muchas gracias por la invitación a vuestro programa, me agrada estar con ustedes.

-Roberto Ibarra: Muchas gracias, Fausto, por estar aquí con nosotros. ¿Tú normalmente en qué parte del mundo te encuentras trabajando?

-Fausto Murillo: En este momento yo estoy en Colombia, en un municipio que se llama Bello Antioquia, en Antioquia.

-Roberto Ibarra: Excelente, Fausto. Cuéntanos, tú cuando vas a una fiesta o algún evento y te preguntan a qué te dedicas, ¿cómo explicas tú esto?

-Fausto Murillo: Generalmente yo digo que soy un motivador. Yo me dedico a motivar a las personas a adoptar un estilo de vida saludable, que hagan ejercicios al menos cinco veces a la semana y que se alimenten saludable. Que además mantengan una actitud positiva, es decir que la gente sea maravilla. Prácticamente es como yo me defino, como un motivador, una persona que ayuda a muchas personas a mantenerse bien, a mantenerse saludable. Hago esto a través de YouTube. Creo contenido para YouTube, que es donde comparto mis videos de ejercicios, alimentación y la actitud para que la gente se ponga guapa.

-Roberto Ibarra: Excelente, Fausto. Antes de entrar más a detalle de cómo has creado este programa de Turbosteps y cómo has crecido este canal de YouTube, parte de lo que hacemos aquí en el programa de Vida Entrepreneur es motivar a nuevos emprendedores a que nazcan. Pero primero les queremos contar la realidad, que nueve de cada diez emprendimientos van a fracasar, y cómo el emprendedor se comporte ante estas situaciones de fracaso es lo que va a definir su éxito posterior.

-Fausto Murillo: Perfecto.

-Roberto Ibarra: Entonces en esa tónica Fausto, por favor cuéntanos la historia de tu peor momento como emprendedor. La situación que más te haya dolido a la fecha. Llévanos a revivir ese momento contigo, por favor.

-Fausto Murillo: Vale. Como emprendedor yo he tenido muchos peores momentos, porque yo he realizado muchos emprendimientos, y la verdad yo he fracasado en unos, en muchos he sobrevivido, es decir que me he mantenido allí a flote, digámoslo así, pero al final también los he abandonado porque no llenaban mis expectativas. Yo he fracasado, y eso me ha ayudado mucho. Soy una persona muy positiva, eso de cierta forma por un lado es bueno, también por otro lado es malo, porque al ser muy positivo muchas veces yo no veo la parte negativa de los proyectos en que me meto, y cuando ya estoy metido entonces ya tengo problemas e intento salirme. Pero yo la verdad siempre busco alternativas de cómo salir adelante. Mi peor momento fue cuando yo inicié con Turbosteps. Yo no vivía aquí en Colombia, yo vivía en Europa, allá en España, y llegué aquí a Colombia sin dinero, porque hubo una crisis en España, y me tocó el verme atrás para mi país, llegué sin dinero y sin nada. Entonces una vez estando yo aquí, comencé este proyecto de hacer ejercicios, ayudar a las personas de mi comunidad que les gustaba hacer ejercicios, yo les estaba ayudando a que hicieran ejercicios conmigo. Yo lo hacía todo gratis, y luego yo pensaba: bueno, ¿cómo hago para monetizar eso que yo estoy haciendo? Yo estoy haciendo ejercicios, la gente me sigue, me pongo a hacer rutinas con la gente, me sudo, a la gente le gusta. ¿Pero cómo hago yo para monetizar? Yo me lo preguntaba como emprendedor que soy. Yo sabía que tenía algo, pero no estaba ganando nada de dinero. Entonces yo hacía steps. Era lo que yo hacía con la gente, con el municipio. No con el municipio, sino con la gente de la comunidad. Se me ocurrió comprar unos steps, que son como unos banquitos para hacer ejercicios y yo decía: se los cobro a cada persona, yo tenía más o menos unas 50 personas haciendo ejercicios conmigo. Entonces yo pensaba: bueno, me compro unos 50 banquitos de estos, pongo a hacer los ejercicios y cobro a las personas por alquilarles el banquito, el steps. Entonces era mi idea de negocios para monetizar lo que yo estaba haciendo. Pero yo no tenía el dinero para comprar estos bancos. Entonces me tocó, yo llamé a un hermano y le comenté: tengo esto aquí, mira que me gustaría hacer esto y esto, le describí la idea, le mandé fotos de los banquitos y todo, y él decía que no, que esos bancos, que eso no funciona, que es que la gente… bueno, nada. No me apoyó económicamente en eso. Luego llamé a un amigo, luego a otro y nadie me apoyaba, nadie quería saber nada de eso, y nada. Yo seguí haciendo mis ejercicios, y se me ocurrió que allí mismo donde estaba haciendo los ejercicios había unas escaleras, y esas escaleras tienen más o menos la misma altura que los banquitos. Entonces yo me traía a la gente para acá, y en vez de banquitos ya tenían escaleras, y empecé a hacer ejercicios en esas escaleras. Por eso la empresa se llama Turbosteps. Turbo, yo soy de un municipio que se llama Turbo. Turbo también quiere decir fuerza, energía, no sé, todo eso de energía, y Steps quiere decir escaleras. Yo le puse Steps en inglés para que sonara más bonito todo, Turbosteps. Esa es la parte digamos de mi peor momento, porque yo sabía que tenía una idea, que tenía algo entre manos, pero yo no tuve ese apoyo de la familia ni de los amigos ni nada de eso, y me tocó ser recursivo, inventármelas como dice uno aquí en Colombia para poder seguir adelante. Hoy en día yo le digo a mi hermano: mira, si te hubieras metido conmigo, estarías compartiendo los dividendos, las ganancias de este emprendimiento que yo hice, pero no creyeron en mí. Ahora yo sólo soy el que disfruta.

-Roberto Ibarra: Fausto, está fenomenal esta historia y esta parte que comentas para nuestros Vidapreneurs de cómo la esencia y de hecho se ve incluso en cómo es en el mundo de los inversionistas, que normalmente se invierte en la persona. Cuando dices: no creyeron en mí, porque al final como tú dices, quizás el producto, la solución o el acercamiento, o cómo se iba a resolver iba a cambiar, porque esto es un proceso de descubrimiento, el emprender y los emprendimientos.

-Fausto Murillo: Exactamente.

-Roberto Ibarra: Aún cuando ya están formados, hay que seguir explorando diferentes maneras, pero al final lo que es constante es el emprendedor. Tal como tú nos comentas, esta persistencia y esta voluntad de que dices: aquí hay algo, aquí hay personas a las que les gusta. Tengo que encontrar la manera. Platícanos un poco Fausto, de estas sesiones que tú hacías. ¿Eran en el parque? ¿Dónde te estabas juntando con estas 50 personas que hacían inicialmente tus ejercicios?

-Fausto Murillo: Lo que pasa es que cuando yo llegué aquí a Colombia, yo comencé a frecuentar un parque, donde yo me levantaba todos los días a las 6 de la mañana, salía, corría y luego yo me ponía en un bordito del andén a hacer ejercicio. Yo me ponía a hacer yo sólo. Yo tenía un Blackberry en ese tiempo, un teléfono de esos y yo escuchaba mi música toda loca allí. Yo me metía a mi película y le sudaba, hacía todas mis locuras ahí con mis ejercicios, pero la gente pasaba y me veía haciendo mis locuras yo ahí, y así se me fue uniendo uno, que a mí me gustaría entrenar contigo, luego otro, luego otro y así fui creando un grupo. Aquí en la misma comunidad, la misma gente que iba a ese espacio y nada, de ahí inicié todo. Arranqué como te digo solo, con muy poquitas personas. Luego vino un hermano, se unió, luego vino otra persona, luego vino una señora, así fue, y yo en esa medida he ido adaptando y damos las rutinas a la gente que me está siguiendo. Había unas personas muy jóvenes, entonces hacía para jóvenes y hacía también para personas mayores, y así fue como empecé a hacer ejercicios aquí en el Municipio de Bello. Luego esta misma idea, yo ya tenía. Yo estaba consciente de que a las personas les gustaba yo lo que yo estaba haciendo, que la gente aquí disfrutaba, a mí me gusta hacer ejercicio. Todo estaba bien. Tenía una problema con la administración del Municipio aquí donde yo estoy, que ellos cuando me vieron que tenía tanta gente siguiéndome, me querían quitar de ese espacio. Entonces yo no podía creerlo, que ahí ese espacio era un espacio público, que yo lo estaba ocupando. Me empezaron a poner muchas trabas, y de hecho entonces yo por eso creé un grupo en Facebook que se llamaba Turbosteps. Lo creé con la intención de que las personas que iban a estos aeróbicos conmigo me apoyaran y a través de esa página en Facebook yo les informaba de qué estaba pasando, cómo iba el grupo, qué me estaba diciendo el Municipio, para dónde me iba a mover, si me echaban de aquí para dónde me movía y todo eso. Entonces la gente me seguía. Si yo me iba para una cancha, la gente se iba para allá conmigo. Yo me iba para otro lugar, la gente se iba conmigo. Entonces ese apoyo con la gente fue importante. Yo sabía que a la gente le gustaba lo que yo estaba haciendo, y yo estaba buscando la forma de cómo yo lo llevo a otro nivel. Los que lo estaban disfrutando era la gente de mi comunidad. O sea, yo quería que Colombia se diera cuenta, que la gente se diera cuenta que yo estaba haciendo una labor social que a la gente le gustaba, pero que yo no estaba recibiendo un reconocimiento como tal. Para eso empecé a subir videos en YouTube. Ahí fue que se me ocurrió lo de…

-Roberto Ibarra: Los del YouTube. Ok.

-Fausto Murillo: Sí.

-Roberto Ibarra: ¿Cuándo fue que iniciaste esto de subir los videos más o menos, Fausto?

-Fausto Murillo: Comencé a subir videos debido a que a la gente le gustaba cuando yo tomaba fotografías de lo que estaba haciendo allá, en lo que se llama un polideportivo. A ellos les gustaba lo que yo estaba haciendo, entre ello yo hacía videos, tomaba fotos y los ponía en el Facebook. La gente iba, se veían allá, comentaban, daban Me gusta, cada uno se veía en las fotos y todo esto. Entonces a raíz de eso yo dije: bueno, necesito hacer videos. Hubo una señora que era de mis alumnas e iba a viajar. Me dijo: profe, es que yo quiero que me haga una rutina de esas que usted hace, para que la hagamos, usted me la haga y yo me voy para Cartagena, quiero hacer mi rutina desde allá. Entonces yo le dije: ah, sí, yo se lo hago, se lo grabo en un CD y le cobro 40,000 pesos, es decir unos 15 o 20 dólares, para que la gente lo entienda. Ella me dijo: listo, y yo corrí y me fui con mí Blackberry le grabé un video. Ese video es el que hoy ve la gente que se llama Abdominales Parados, que tiene 8 millones de vistas hoy en día. Es precisamente ese video, yo lo grabé para esta señora, le cobré 40,000 pesos, lo dejé en mi computadora como tres o cuatro meses, y un día viendo videos en internet se me ocurrió que si todo mundo sube videos, yo también voy a subir uno. Me subí este video. Ese video la gente empezó a comentarlo, unos decían que yo era una máquina, había comentarios positivos, comentarios negativos, había un montón de comentarios. Luego ya de ahí arranqué, empecé a estudiar sobre YouTube, las oportunidades que había en YouTube y todo esto. La gente empezó a conocerme, me fui dando a conocer, creé esos videos que se llaman Abdominales en casa, que duran unos ocho minutos, y también tienen más o menos como un millón de vistas en este momento. Si no tiene más vistas es porque yo creé otro video que hoy en día tiene como 7 millones de vistas, también de abdominales. Yo le hice competencia al mismo video que tenía de ocho minutos, le creé uno de 22 minutos. Entonces ya la gente dejó el de 8 minutos y se fue a ver el de 22 minutos, y ese video ahorita tiene como unos 7 millones de vistas también. Se llama Abdominales en casa, que salgo con una pantaloneta verde y no sé qué. Así arrancó esto en YouTube, esta fiebre de YouTube. La verdad es que cuando comencé en YouTube yo no tenía ni idea ni qué era YouTube ni cómo podía yo monetizar mi trabajo en YouTube. No lo hice por trabajar, por ganar dinero, sino que lo hice por darme a conocer, dar a conocer algo que yo estaba haciendo y que yo sentía que no estaba siendo valorado por la administración del municipio donde yo estaba. Entonces yo quería dar a conocer este trabajo, y por eso comencé a hacer videos y así se fueron dando todas las cosas.

-Roberto Ibarra: Fasto. Nos estás platicando cómo es este crecimiento, que es la definición tal cual de lo que hemos platicado otras veces con nuestros Vidapreneurs, de cómo se arranca tal cual orgánicamente, y sin una inversión. Dijiste: bueno, vamos arrancando esto en Facebook. Tuviste la suerte de que incluso tu primer producto te lo pagó un cliente, y luego lo colocaste en YouTube, todo esto gratuito y empieza a crecer esta comunidad. Pero cuéntanos Fausto, porque algo tuviste que haber hecho además de un buen video, porque ciertamente siempre ha habido competencia en YouTube. ¿Qué crees tú que haya sido lo que detonó esta comunidad de más de un millón y medio de suscriptores que te ha detonado además de estas ocho millones de vistas que tuviste en este primer video, que luego hiciste tu propia competencia? ¿Qué crees tú que ha sido el secreto de crecer tanto en un canal de YouTube?

-Fausto Murillo: Básicamente yo estaba haciendo estos videos, tenía por ahí unos cinco videos, y entré a YouTube porque es una cosa que la gente ve solamente lo que está viendo, solamente el producto de lo que yo he hecho, pero realmente el esfuerzo ha sido como te dijera, ha sido en disciplina, mucha disciplina de eso de no fiestas, no rumbas, no novia, nada, cero novia. Cero relaciones. Yo me mantenía encerrado, haciendo ejercicios, haciendo videos, organizando estas páginas. Yo tengo dos páginas en internet. Una que se llama faustomurillo, una que se llama Turbosteps. Esas dos páginas las creé yo sin saber. Yo fui y me puse a estudiar en internet, en YouTube, y yo las creé. Ahí están. La que hice primero es Turbosteps, es más feíta que la de faustomurillo, ya estoy más ducho en esto. Lo que yo aprendí y lo que pienso que me ayudó mucho fue que en esos días, hace como unos dos años salió un libro que yo comencé a leer. Ese libro me ayudó mucho para aprender a crear esta red. Ese libro se llamaba: “Primalbranding” de un señor que se llamaba Patrick Hanlon. El libro básicamente dice cómo las empresas grandes crean estos seguidores, cómo hacen estas empresas para que tener gente tan leal, tener clientes leales. Entonces este libro habla de diferentes empresas como son Apple, hablan de Procter & Gamble. Hablan de un montón de empresas grandes. Decían: ¿por qué las personas siguen tanto los productos de esta empresa? Ellos daban unos pasos. Esto es lo que se debe de hacer para que como empresa o como marca, como persona tengas un montón de personas que sean leales a lo que tú estás vendiendo, lo que tú estás haciendo. Entonces yo empecé a seguir esos pasos. Uno de los primeros pasos dicen que toda empresa tiene una historia de emprendimiento, una historia de lucha. Por ejemplo, yo te pregunto a ti, eso lo dice él mismo en el libro. Él dice por ejemplo una historia de una empresa que fue creada en un garaje por dos personas, por dos jóvenes. ¿Qué empresa es esa?

-Roberto Ibarra: Muchas de Silicon Valley.

-Fausto Murillo: Ah, pero esta es una historia. Es la historia de Apple, que fue creada por dos chicos en un garaje. ¿Sí o no?

-Roberto Ibarra: Sí.

-Fausto Murillo: Otra historia dice que el creador de Microsoft…

-Roberto Ibarra: Bill Gates.

-Fausto Murillo: Bill Gates por ejemplo, ando de mal los nombres ahorita. Por ejemplo, Bill Gates cómo creó su empresa. Entonces él habla de historias, que toda empresa tiene una historia, y la gente cree en esa historia y a la gente le gusta esas historias de estas empresas de emprendimiento, y por eso la gente sigue a esos productos que hace esa empresa. Entonces yo me creé mi propia historia. Yo fui e hice una página que se llama faustomurillo.com, y ahí puse mi historia, puse: Mi nombre es Fausto Murillo Gamboa, soy estudiante de educación física, recreación y deporte, tan tan, la historia está ahí. Puse toda la historia, y luego hice un video donde puse a una chica a que hablara qué es lo que yo hacía acá. Ahí creé la historia. Luego hay una parte del libro que dice que uno tiene que crear palabras clave. Yo empecé a crear palabras clave, yo empecé a jugar con palabras. Por ejemplo empecé a decir “Cosmoguerreros”, “Sonríe Baby”. Si tú ves mis videos, yo digo “Sonríe Baby”, yo digo “Turboguerreros”, digo “Oki doki”. Uso un montón de palabras que ejemplifican a mi tribu, a la gente que me sigue. Ellos cuando oyen “Oki doki” dicen: eso lo dice Fausto Murillo. Eso es algo de lo que lo hace un tipo entrañable. Eso de decir: “Diez más”. Cuando tú oyes “Diez más”, tú sabes que eso lo digo yo. Un entrenador loco que dice por ahí “Diez más”. Entonces esas son palabras clave, y entonces en el libro decía que una idea era crear esas palabras clave que identificaran al grupo, ta ta. Entonces yo empecé a crear palabras clave así.

-Roberto Ibarra: ¡Guau!

-Fausto Murillo: Luego también habla de los íconos. Entonces si tú ves mi página en Facebook, siempre hay un ícono que soy yo. Es una foto mía en blanco y negro, esa nunca cambia, y estoy yo ahí parado. Eso es mi ícono, y mi logo de Turbosteps siempre va a ir primero. Abre mis videos siempre con mi logo de Turbosteps, es mi ícono. Habla de que hay que tener un credo. Yo me inventé un credo, que era que alcanzar el cuerpo y la salud que tú quieres sí es posible, que desde que se inventó Turbosteps, el que no se ponga guapo es porque no quiere. Esos son los credos que yo utilizo. Son claves que el medio y yo simplemente que me dicen en el libro y yo simplemente los voy aplicando a mi emprendimiento, a mi empresa, no sé, a lo que estoy haciendo. Los voy aplicando, ok, él dice que debe haber un líder. Entonces yo me pongo como un líder, como el guerrero. Por eso yo siempre en los videos yo salgo como el líder, como el guerrero con lanzas. Hay una foto donde yo como con una máscara de guerrero y con lanza, y no sé qué más. Es crear eso, crear la impresión.

-Roberto Ibarra: Fausto, está fenomenal esta historia que nos has contado y esos pasos. Definitivamente este libro va a estar aquí en las notas del programa. Fausto, avanzando un poquito en cómo funciona hoy en día ya entonces por ejemplo, me queda claro que tienes tu canal de YouTube, tienes tu programa de entrenamiento. Cuéntanos por ejemplo para darnos una idea de esto de YouTube. ¿A partir de cuántos suscriptores o de cuántos views que tienes ya se puede considerar que esto es un emprendimiento que genera dinero? No sé si se puede decir así, que tú dijiste: ok, esto es algo que vale la pena dedicarme a esto, o más bien eso fue la puerta para generar ya después tu programa de entrenamiento, que es el que vendes. ¿Cómo es la estrategia de monetización que te permite sostener este emprendimiento en el tiempo?

-Fausto Murillo: Lo que pasa es que cuando yo comencé, al principio yo no sabía que en los primeros videos yo empecé a ganar centavos, 20 centavos, 30 centavos, 50 centavos de dólar, y yo dije: ok. Sí se puede. En la medida en la que yo haga videos y genere, si me gano 50 centavos me puedo ganar 500 dólares. Eso es lo que hay que trabajar. Fue ahí donde se me metió eso de que yo me propuse una meta, la meta era que cuando la gente buscara un video mío o viera un video mío, yo quería que toda la pantalla del computador se llenara. Esa era mi meta, que surge en el año 2014. Digo: yo quiero que cuando alguien esté viendo un video mío, cuando se acabe ese video, toda la pantalla se debe llenar solamente con videos míos. Si tú ves, eso ocurre ahorita. Entonces yo me di cuenta de que ok, sí se genera ingresos, y lo que hice fue que empecé a crear tantos videos, muchos videos, y con esos tantos videos un día me di cuenta, llegué a mi canal y tenía como 350 dólares. Yo dije: ¿eh? 350 dólares. Entonces yo le mostré a mi hermano, y mi hermano no cree nada, que no, que es virtual, que esa plata no vale, que no sé qué, que te la mandaron a traer, entonces yo empecé a hacer la gestión. Lo que pasa es que aquí en Colombia la gente trabajadora no cree que uno pueda hacer dinero en internet. No cree. De hecho ni las instituciones. Muchas instituciones no lo ven así. A mí los bancos no me prestan porque ellos no creen que yo puedo hacer dinero en internet. Entonces yo vi esta cantidad de dinero y empecé a hacer la gestión para traerlo, y en todo este proceso tardaron otros dos meses, y cuando me llegó el dinero me llegaron como 700 dólares. Con esos 700 dólares me compré una cámara, invité a mi hermano a comer y todo eso. Así fue como yo me di cuenta. Ok, entonces, ¿qué pasó? Que una vez que yo tenía esta plata en el bolso, me llamó una empresa que yo no la conocía, es una empresa que se llamaba… se me olvidó el nombre, pero es una empresa de estas que le dicen a los YouTubers que ellos le ayudan a crecer, y que ellos hacen lo que se llama una network. No sé si has oído hablar de las networks en YouTube. Hay unas empresas que entran y dicen que le ayudan a los YouTubers a crecer, y que ellos por eso ponen el 30% de las ganancias, y le dan el 70% al creador de contenidos. Esta persona me insistió para que yo me metiera, y yo le dije: déjame yo pienso. Entonces yo me puse a pensar acá en mi casa, yo dije: bueno, si esta persona, esta empresa que estaba en Miami me está llamando y se gastó una hora hablando conmigo, explicándome qué hacen y no sé qué más, y ve futuro en estos videos que yo estoy haciendo, si ellos lo ven, yo puedo hacerlo también. Yo no los necesito a ellos. Si yo lo he hecho solo hasta aquí, yo también lo voy a seguir haciendo, y eso fue lo que me abrió la mente. Yo dije: bueno, si esta gente me ve que yo tengo futuro en esto que estoy haciendo, es porque hay futuro. Entonces armé una cosa que se llaman retos. Si tú ves en mi canal hay unos retos, existen unos retos que son de 30 días haciendo ejercicios, 60 días haciendo ejercicios, el primero que hice fue 60 días haciendo ejercicios. Son 60 videos, todos los días. El cuerpo me ardía, las piernas me dolían, yo no dormía. Me trasnochaba. Pero yo subía los videos todos los días. Iba y entrenaba, después me venía para mi casa, me encerraba y era editar el video, organizarlo y subirlo para que estuviera listo para que las personas lo pudieran hacer al día siguiente. Así me fui ganando a la gente. Esa disciplina que yo fui poniendo en cada uno de los videos, el esfuerzo, la gente valora todo ese esfuerzo que yo hago en los videos. Entrenar todos los días, editar los videos todos los días y luego después de que terminó eso le hice un reto de 30 días más. Entonces son treinta videos más, ya van 90 videos. Luego hice otro reto, donde hice un montón de burpees y no sé qué más por otros treinta días, y así me fui yendo de reto en reto, hasta que completé como 400 videos. Ya me dediqué a vivir de eso, eso es lo que yo hago ahorita. Afortunadamente ya mis ingresos en YouTube me permiten vivir con eso, vivir la vida loca.

-Roberto Ibarra: Fausto, ¿trabajaste siempre con esta empresa, o no hiciste nunca un contrato con ellos?

-Fausto Murillo: Yo nunca he hecho contratos con ninguna empresa. Siempre he sido independiente, yo mismo tomo mis decisiones, yo mismo decido a quién le hago publicidad, yo mismo me pongo mi valor. Cuánto me están ofreciendo, yo soy el que le digo a los cuates que tienen que pagarme. Si no, no pasa nada. Yo no necesito el dinero de ellos, porque yo genero mis ingresos por YouTube. Entonces yo cobro lo que yo quiero. Llegamos a un acuerdo y listo. Así llevo la empresa.

-Roberto Ibarra: Fausto, platícanos por ejemplo. ¿Cómo es esta parte que te llegan estos patrocinadores? ¿Tal cual te llegan, o tú los buscas?

-Fausto Murillo: No, yo no busco a nadie. Simplemente la gente está viendo mis videos y la gente ve cómo me siguen. La gente de las empresas ven cómo la gente me sigue, y ellos quieren anunciarse. Realmente mis videos no son patrocinados. Si tú ves en mis videos, no tienen patrocinio porque yo no pongo publicidad en ninguno de mis videos. Yo he hecho una publicidad que fue esa que tú dijiste al principio con esta gente, e hice una publicidad también para Gatorade, y ya. Yo cuando les cobro yo soy el que pongo, porque yo siempre me vendo un poquito alto. Porque las empresas no han entendido. Ellos van a la televisión y pagan no sé cuantos millones por dos segundos, tres segundos en un canal de televisión. Cuando vienen a YouTube, quieren pagarle a uno lo que les da la gana. Entonces yo he decidido que no es lo que a ellos les de la gana, sino lo que vale.

-Roberto Ibarra: Fausto, platícanos por ejemplo, nos platicaste ya este esfuerzo monumental que le metiste a esta cantidad de cientos de videos que creaste. Platícanos a partir de cuántos suscriptores o cuántas vistas que tuviste tú ya sentiste que esto cambió. ¿Cuál es el punto? Imagínate que alguno de nuestros Vidapreneurs está empezando a hacer algún tipo de canal de YouTube de algún contenido. Ya tienen en mente que necesitan hacer muchísimos videos, ¿pero como cuántas vistas tienen que tener a partir de eso para que ya empiecen a cambiar las cosas, te empiecen a buscar y ya puedas vivir de esto? Para darnos una idea como cuál es esa base que se necesita para poder vivir de esto.

-Fausto Murillo: La verdad es que para vivir de YouTube, se necesita que la gente lo esté viendo a uno. Son las vistas las que generan. Porque YouTube no te paga por los suscriptores que tú tengas. YouTube te está pagando por las vistas, el tiempo que las personas se queden viéndote en un video. Generalmente no puedes decir que cuando tú tienes al mes un millón de vistas, depende en qué país tú estés. Un millón de vistas tú puedes generar 1,000 dólares, 200, 700, dependiendo en qué país. Porque recuerda que si tú estás en un país como Europa, un país de habla inglesa, la publicidad se paga muchísimo más. Pagan mucho más dinero por la publicidad. Entonces si tus videos los ven en países como Estados Unidos, en países como Inglaterra, Finlandia, esos países, la gente tiene mucha capacidad económica, de que la gente tiene dinero, entonces tus videos van a ganar mucho dinero.

-Roberto Ibarra: Fausto, muchas gracias por compartir cómo funciona todo esto de YouTube y estos números. Ya quedó claro a partir de que la meta a vencer o la barrera es pasar de este millón de vistas al mes para que ya esto se pueda volver interesante.

-Fausto Murillo: Eso al mes, exactamente, para tener al menos con unos 1,000 dólares uno puede pensar: yo con 1,000 dólares ya me puedo dedicar realmente a esto, eso puedo pensar yo. Pero si uno está ganándose no sé, 100 dólares, 200 dólares mensuales, pues no le dan. ¿Sí o no?

-Roberto Ibarra: Sí, claro.

-Fausto Murillo: Tienes que buscar trabajo, tienes que buscar algo que hacer.

-Roberto Ibarra: Fausto, ahora vamos a pasar a una sección de preguntas un poco más rápidas, donde el objetivo ahora es entender más cómo funciona tu mente como emprendedor, y ahora no tanto tu emprendimiento. Entonces tómate un poco menos de un minuto para estas respuestas. La primera pregunta es: Fausto, inicialmente a ti, ¿qué te detenía a emprender?

-Fausto Murillo: Bueno, inicialmente era la falta de ideas pienso yo. Yo siempre he pensado que el dinero no es necesario para poder emprender, pero sí me faltaban ideas. Cómo hago, qué tengo que hacer, y también tenía las ideas, pero no tenía la forma digamos de llevarlas a cabo. Entonces yo pienso que lo que me detenía para emprender era la falta de ideas.

-Roberto Ibarra: Fausto, a lo largo de tu trayectoria como emprendedor, ¿cuál ha sido el mejor consejo que tú has recibido?

-Fausto Murillo: Como emprendedor, el consejo que yo he recibido es que yo realmente los consejos, yo leo mucho y escucho a muchas personas de estos motivadores. Personas que motivan, ayudan a que uno salga adelante. He escuchado muchas conferencias de motivación. El mejor consejo que me han dado es que todo lo que yo quiera es posible, y que yo ponga mucha disciplina, que todo se consigue con disciplina, con esfuerzo, y que si uno pone la disciplina y el esfuerzo, los resultados llegan.

-Roberto Ibarra: ¿Ese es el hábito que has descubierto que en mayor medida contribuye a tu éxito personal, Fausto, o hay otro que quisieras comentar?

-Fausto Murillo: Sí, yo pienso que es eso, esa disciplina. Esa es la cosa de la disciplina que yo practico, por lo que mi cuerpo es mi herramienta de trabajo, con lo que yo me gano la vida. Entonces como tal, yo tengo que cuidarlo. Yo tengo que poner mucha disciplina para poder mantenerme en forma. Hay veces que dan ganas de no entrenar, pero yo tengo que poner disciplina para entrenar, para hacer las cosas como tienen que ser, compartir videos, publicar en las redes sociales. Hay que ponerle las ganas, la verdad es que no es fácil. Como te digo, la gente muchas veces ve el resultado final, pero detrás del telón lo que hay es un montón de disciplina. No es fácil.

-Roberto Ibarra: Fausto, además de YouTube y las redes sociales, ¿tú personalmente utilizas para tu quehacer diario como emprendedor alguna otra herramienta digital, algún otro sitio web o alguna otra app que crees que le pueda servir a otros de nuestros Vidapreneurs?

-Fausto Murillo: Bueno, yo realmente lo que utilizo es que yo compro libros no de emprendimiento como tal, sino que compro libros que me ayuden a crear ideas, o que me ayuden a mejorar lo que yo estoy haciendo. Además me gusta mucho ver videos. Yo veo muchos videos en internet, en YouTube, de personas de motivación, de emprendimientos, veo videos de un montón. Lo que pasa es que yo tengo una ventaja un poquito, es que yo hablo inglés y hablo español. Entonces yo me conecto y veo videos de conferencistas en los Estados Unidos. Son videos que personas tuvieron que pagar no sé, cientos de dólares, 200, 600, 500, 1,000 dólares por ver estos videos, por estar trayendo a este conferencista, y aquí en internet los ponen gratis. Entonces yo los veo gratis. Si está gratis para qué voy a pagar por ellos.

-Roberto Ibarra: Fausto, ¿tienes algún tip o dónde encuentras estos conferencistas, o cómo decides qué buscar en el buscador de YouTube para saber qué ver?

-Fausto Murillo: Generalmente yo veo unos que se llaman TED, es un canal de YouTube que habla de muchos conferencistas de diferentes partes del mundo, y ahí hablan muchos conferencistas, hablan de diferentes temas. De la felicidad, de la motivación, de no sé qué. Muchos temas de motivación.

-Roberto Ibarra: Excelente.

-Fausto Murillo: También yo escucho varios TIG, es un moreno, un negro allá en los Estados Unidos y yo escucho parte de sus cosas que habla en internet y no sé qué más, lo escucho a él y hay otro que no me acuerdo el nombre ahorita, que es un negro también, que es poderosísimo cuando está motivando, hablando, y ahorita no me viene el nombre, pero yo lo tengo por ahí en la computadora.

-Roberto Ibarra: Muy bien, Fausto. Estas recomendaciones van a estar en las notas del programa y después vamos a poner también en las notas a esta persona que comentas. Fausto, ahora te voy a llevar a una situación hipotética en la que están muchos de nuestros Vidapreneurs. Que son estos emprendedores que están esperando nacer, o que acaban de nacer y están esperando crecer. Entonces imagínate que por algún evento catastrófico te quedas sin tus emprendimientos actuales y amaneces sólo con 500 dólares y una laptop. ¿Qué harías tú en los próximos siete días?

-Fausto Murillo: Bueno, la verdad es que yo siempre he pensado que no necesito nada. A mí en este momento o en cualquier momento de mi vida, supongamos que YouTube no existe. Vamos a suponer que no existe, pues yo ahorita si quisiera no solamente con eso, yo ya sé cómo hacer dinero en YouTube. No solamente con esto del ejercicio, yo ya sé la mecánica. Pero supongamos que YouTube no existe, solamente el internet, yo tuviera una laptop y estuviera por ejemplo en otro país, no tuviera ropa, no tuviera nada. Yo igual no me moriría de hambre, porque yo me pondría a enseñar inglés, daría clases de inglés, haría no sé, uno s libros donde haría notas de inglés y no sé qué más e intentaría venderlos a través de internet, suponiendo que YouTube no existiera. Vendería cosas de inglés, de cómo aprender las palabras, cómo hablar no sé qué y todo esto. Además yo puedo hacer muchas cosas por ejemplo de comidas, puedo hacer por ejemplo un libro de comidas rápido. Yo pienso que si hago un PDF en este momento, sin ser Fausto Murillo. Supongamos que yo no soy ni Fausto Murillo ni nada, porque ahorita la gente me conoce y la gente quizás, pero suponiendo que no fuera nadie y no tuviera nada, yo me haría un PDF, ¿Un PDF de qué? De alimentación, de cómo hacer ejercicios. Algo se me ocurre con ese computador, y hay unas páginas en internet donde te puedes subir tu PDF y lo vendes. En los Estados Unidos yo lo haría en inglés porque es un idioma que yo manejo, yo pienso que me tengo que ir al nicho de personas que pueden pagar eso por internet en los Estados Unidos. Ahí aproximadamente redondeando hay 300 millones de habitantes. Si yo a esos 300 millones de habitantes les vendo mi PDF a 50 centavos, pero yo no creo que se lo vaya a vender a los 300 millones de habitantes, sino que se lo vendería a un millón de habitantes. Porque yo no quiero todo el montón, sino quiero un millón. A ese millón de personas yo les vendería un PDF a 50 centavos, tendría yo 500,000 dólares y podría vivir en cualquier parte del mundo.

-Roberto Ibarra: Fausto, está fenomenal esto que nos comentas, esta meta y este número que ya tienes muy claro que es tu primer millón. Tu primer millón de views, tu primer millón de clientes. Está súper interesante esto, porque hay que tener siempre estas metas de hacia dónde quiere ir uno y poderlas medir, porque si no se mide, es como cuando juegas futbol sin un marcador. No es para realizar algo, simplemente es para divertirse. Fausto, antes de despedirnos por favor danos un último consejo y la manera más fácil de contactarte.

-Fausto Murillo: Bueno, el último consejo que yo les doy es que a las personas, a los chicos que están iniciando, pongamos que hay chicos que están iniciando en el emprendimiento en internet, un emprendimiento en internet, mi consejo es que no se desanimen. Hay que mantenerse siempre positivos, hay que estar haciendo negocios o no hacer negocios, tener un canal en YouTube, digámoslo así, realmente requiere uno mucha disciplina, estar subiendo videos porque por ejemplo los videos míos no requieren un montón de esfuerzo de edición, pero yo sé que hay chicos a los que les toca editar muchas veces. Suben el video y se dan cuenta que la gente no los está viendo. Ya hicieron un montón de esfuerzo y la gente no ve los videos, o la gente habla mal de los videos, malos comentarios. Entonces mi consejo es que no se desanimen, que eso es así. Esto es el internet, hay gente para todos. Hay gente que habla mal de lo que uno está haciendo. Otras personas, siempre uno tiene que enfocarse en lo positivo. Lo negativo uno lo ve pero para aprender, no para estar preocupándose o nada. Enfocados siempre en lo positivo, en cómo ir hacia adelante. Como ir hacia lo que uno quiere, sin mirar siempre hacia atrás. Hay gente que se enfoca en el problema, y hay que enfocarse en la solución. A mí me pueden contactar en internet en YouTube, Fausto Murillo. Buscan en internet, ahí me pueden contactar. En Instagram como Turbosteps, en YouTube como Fausto Murillo Turbosteps, en Twitter como Turbosteps. Ahí Twitter es una cuenta que utilizo para dar un poquito de motivación a las personas, lo mismo que en Instagram, y también en Snapchat como Turbosteps. En todos lados como Turbosteps.

-Roberto Ibarra: Excelente. Estos datos de contacto van a estar aquí en las notas del programa. Fausto Murillo, fundador de Turbosteps. Muchas gracias por compartir tu historia aquí en Vida Entrepreneur, que estamos seguros le dará vida a nuevos emprendedores.

-Fausto Murillo: Muchas gracias a usted por la invitación, espero una próxima oportunidad y espero que les sirva lo poquito que yo puedo aportar a que las personas echen adelante y sigan adelante con sus emprendimientos. ¡Oki doki!

Gracias Vidapreneurs por escucharnos una vez más. En nuestro siguiente capítulo conocerán a otro emprendedor exitoso que comenzó como todos nosotros; sin nada. Suscríbete a nuestro podcast en iTunes para que no te pierdas ningún episodio. Visita nuestra página web, vida-e.com para consultar la información que escuchaste hoy y acceder a otros recursos. Dale vida a tu emprendimiento hoy, utiliza el mismo servicio que por más de 5 años hemos usado para hospedar nuestras páginas web. Entra a http://vida-e.com/hospedaje y obtén un 60% de descuento en tu primer año de hospedaje.