VIDAentrepreneur podcast logo Vidaentrepreneur

Entrevistas a emprendedores exitosos y que inspiran

iniciocontactopatrocinios

201 - Elizabeth Rangel
  • VIDA Entrepreneur
  • Podcast

Emprendedor exitoso #201 - Elizabeth Rangel

Escucha la entrevista

201 - Elizabeth Rangel

Enfócate en lo positivo y no en lo negativo

Referencias

-Emprendimiento

Craftingeek

-Herramienta

Snapchat

-Libro o película

“Hagamos marca en México” de Germán Rosales

-Contacto

Twitter: @craftingeek; Instagram: craftingeek; Snapchat: craftingeek

Recomendaciones

Entrevista

-Roberto Ibarra: Hola Vidapreneurs, ¿cómo están? Roberto Ibarra aquí con ustedes. Recuerden que mi correo es roberto@vida-e.com. El día de hoy estamos con la fundadora de Craftingeek, que es un portal dedicado a la enseñanza de manualidades en una modalidad “Do it yourself". Su Facebook tiene más de 3.6 millones de seguidores y su canal de YouTube más de 3.5 millones. Está con nosotros hoy su fundadora, Elizabeth Rangel. Liz, ¿cómo estás hoy?

-Elizabeth Rangel: Muy bien, Roberto. Muchas gracias por invitarme al podcast.

-Roberto Ibarra: Liz, muchas gracias por estar aquí. Liz, normalmente, ¿en qué parte del mundo te encuentras trabajando?

-Elizabeth Rangel: Me pueden encontrar en Guadalajara, Jalisco, México.

-Roberto Ibarra: Excelente. En la cuna del tequila y el mariachi.

-Elizabeth Rangel: Exacto. De las tortas ahogadas y la carne en su jugo.

-Roberto Ibarra: Liz, cuéntanos, cuando vas a una fiesta o a algún evento y te preguntan a qué te dedicas, ¿cómo explicas tú eso?

-Elizabeth Rangel: Ha sido muy difícil. Al principio, cuando explicaba que tenía un canal de YouTube, la gente era como “¿Y eso con qué se come? ¿O cómo funciona?” Incluso mi mamá, si le preguntaban: “¿Qué hace tu hija?", decía: “Ay, hace cosas por internet.” Siempre como que ha habido esa duda de qué es lo que hago. Y ahora lo explico: “Es un medio digital en línea de manualidades. Cuando me preguntan casi siempre sobre cómo funciona. Les digo: “Es como un periódico, pero en línea.”

-Roberto Ibarra: Liz, cuéntanos un poquito más a detalle. Vamos a asumir que nuestros vidapreneurs ya conocen un poquito del medio digital. Platícanos el ’pitch’ que tú das de tu negocio.

-Elizabeth Rangel: El ’pitch’ que yo doy de mi negocio... Ha cambiado durante todo este tiempo. Básicamente, Craftingeek es una comunidad para la gente que quiere ser creativa y para los que incluso creen que no pueden ser creativos, tratando de fomentar esto a través de videos cortos, ’posts’, cosas en el Facebook que te inspiran. Eso es Craftingeek.

-Roberto Ibarra: Ahora, para ver si lo entendí bien, aterrizándolo en las herramientas, tú creas estos videos en YouTube donde expones manualidades que se pueden hacer -que supongo también lo subes en Facebook. También escribes artículos al respecto. ¿Serían las 3 líneas o herramientas que utilizas?

-Elizabeth Rangel: Sí. Además, estamos abriendo ahorita la tienda. Si la gente no puede conseguir los materiales, puede comprarlos en la tienda.

-Roberto Ibarra: Súper interesante esta parte. Liz, antes de entrar más a detalle de lo que es Craftingeek y cómo has logrado esta audiencia tan gigante y espectacular. Lo que hacemos aquí en el programa de VIDA Entrepreneur es motivar a nuevos emprendedores a que nazcan, pero les queremos contar la realidad de que 9 de cada 10 emprendimientos van a fracasar y cómo ellos se comporten ante estas situaciones difíciles y de fracaso es lo que va a definir su éxito posterior como emprendedor. En esa tónica, Liz, por favor cuéntanos la historia de tu peor momento como emprendedor, la situación que más te ha dolido a la fecha. Llévanos, por favor, a revivir eso contigo.

-Elizabeth Rangel: Creo que ha habido muchos momentos que han sido difíciles. Creo que en lo personal, lo que se me ha hecho más difícil fue empezar. Yo empecé hace como 6 o 7 años, en 2009. Tenía 19 años, estaba en la carrea, apenas en segundo semestre. Tenía como un plan de vida de qué es lo que quería hacer. De pronto, el canal empezó a crecer mucho y fue como: “Okey, tengo 2 opciones: me quedo con este trabajo que me acaban de ofrecer -que está muy padre-, o sigo con el canal de YouTube. Seguí con el canal de YouTube.

Todo iba bien, pero después me topé con que la industria, que llega a consumir como el contenido para pagar las marcas, como que no creen en lo que haces. Es como: “Ay, no. No te vamos a pagar como que tú haces unos videítos, cualquiera se graba en su casa.” Para mí, eso fue muy frustrante al principio. Hacer un video no era nada más cuestión de que me pongo a grabar hoy y ya. Tengo que ensayar lo que va a salir, comprar los materiales, hacer que quede bonito, editarlo. Se me hacía que la gente no valoraba lo que hacíamos. Incluso llegó a ser mi vida secreta. Nadie sabía que tenía un canal de YouTube hasta después, cuando era inevitable que ya me conocían.

-Roberto Ibarra: Liz, cuéntanos de este momento. Lo sentí así, tal cual como tú lo comentas, pues hasta preferías esconder esto, no te gustaba comentarlo. Nos comentas que otras personas no creían en el proyecto. ¿Cómo le haces tú para salir de este bache? Así para compartir a nuestros Vidapreneurs qué pasa en estos casos cuando uno está: “No sé si va a funcionar. Todos me dicen que lo estoy haciendo mal”, al final lo demeritan diciendo: “Son videítos". ¿Cómo le haces tú para darle la vuelta a tu mentalidad y poder llevar esta idea inicial?, que quizá en un inicio también, lo puedo sentir así, eran quizá unos videítos, si lo quieres ver así. ¿Cómo le das una vuelta a que se convierta esto en un canal con 3 punto y cacho millones de seguidores? ¿Qué pasa en tu mente para transformar esto?

-Elizabeth Rangel: Siempre he sido súper ’geek’. Craftingeek no es la primera comunidad ni la primera página web que hago. La primera que hice fue de Harry Potter hace como 10 años. Estaba llena de ’geeks’ por todos lados. Desde ahí me gustó mucho hacer comunidades. Después de eso tuve una de diseño, una de fotografía, una de software. Ya tenía tiempo lidiando con que la gente te critique en internet y con que la gente fuera de internet diga así que: “¡Ay!, lo que haces es como bien tonto, no lo hagas.” Me quedé en que iba a hacer algo personal, así de que yo quiero hacerlo, quiero compartirlo y no me importa lo que digan. Seguí subiendo los videos. A mí lo que me importaba eran los comentarios positivos que había en cada video. Porque si te enfocas en lo negativo. A veces le das mucho más peso a un solo comentario y tienes 6 que son buenos. Traté de enfocarme en eso, en lo que me gustaba y en lo positivo.

-Roberto Ibarra: Lizzy, si lo entendí bien, ¿este positivismo y esta pasión fue lo que te sacó de este bache?

-Elizabeth Rangel: Sí. También hubo amigos que me empezaron a decir: “Se me hace muy padre". La gente empezó a entender que era YouTube en realidad. Empezó a evolucionar el consumo de contenidos en internet. Fue como seguirle.

-Roberto Ibarra: Ahí está, Vidapreneurs, el tip de Liz es solo seguirle. Liz, vamos ahora al momento de la fundación de Craftingeek, cuando creas este concepto, esta idea. ¿Qué estabas pensando tú, qué te llevo a crear este canal, esta comunidad de manualidades? Cuéntanos cuándo se te ocurre esto, cuándo te llega esta inspiración, cuándo tienes tu momento en que dices: “Ajá, lo que vamos a hacer es esta comunidad de manualidad ’Do it yourself’ “, ¿qué estabas pensando? ¿Cómo es esa historia? Cuéntanos, por favor.

-Elizabeth Rangel: En realidad, no fue un momento así como de: “¡Hey, voy a hacer una comunidad de manualidades!", no. Sé que para muchos emprendedores es así, pero para mí no. Lo que pasó es que a mí siempre me gustó compartir contenidos en internet. Yo tenía mi canal de YouTube, subía tutoriales de Photoshop, de lo que se me ocurriera. En esa época, no sé si te acuerdas y si alguno de los que nos está escuchando se acuerda, hubo esta moda en la que están unas tablitas de madera para hacer bufandas. Todo mundo estaba haciendo sus bufandas con los clavitos y las tejían. Al final, nadie sabía cómo cerrarlas, porque la tablita venía solo con un papelito que te decía “Cerrarla” y parecía imposible. Yo aprendí a cerrarla, se me hizo que era muy interesante, que a mucha gente la podía servir. Subí el video. Efectivamente, a la gente le gustó. Fue como “Ay, qué padre. No sabía que se podía hacer. Comparte más cosas". Ya se volvió, así como: “Mira, voy a seguir compartiendo un video a la semana", como un objetivo personal.

-Roberto Ibarra: Regresando a ese momento de este video, cuéntanos cómo fue. ¿Tal cual lo subiste y mágicamente llegó orgánicamente a muchas personas y fue lo que te motivó a seguir adelante? ¿Fue un crecimiento orgánico en ese mismo video que fe el inicial que compartiste?

-Elizabeth Rangel: En ese entonces no le estaba poniendo mucha atención a ese video. Estaba en el ’mood’ de quiero ser fotógrafa, estaba estudiando fotografía. A la par de haber hecho este video, estaba haciendo mi blog de fotografía. Me metía más seguido al blog de fotografía que al de manualidades. Estaba checando mis emails; me llegó un email de YouTube que decía: “Tu video de cerrado de bufandas se volvió muy popular. ¿Te gustaría meterlo al programa para ’partners’?” Dije “¿Qué es eso? ¿Cómo que se volvió muy popular? ¿Habrán visto ese video? ¿Quién se mete a ver videos de tejido en internet?” No me acuerdo cuántas ’views’ tenía en ese entonces, la verdad. Me imagino que eran muchas para el entonces, quizá unas 1,000 o una cosa así. Se me hizo padre y dije: “Mira, voy a seguir compartiendo".

-Roberto Ibarra: Cuéntanos. Después dices: “Voy a seguir compartiendo". ¿En qué momento haces esta transición de decir: “Esto ya lo vamos a convertir en un negocio”?

-Elizabeth Rangel: Oficialmente, Craftingeek empezó el 15 de diciembre de 2009. Digo oficialmente porque antes de eso hubo un año en el que estuve subiendo contenidos a mi canal personal. Antes de ese 2009, un año antes fue cuando subí el video de las bufandas por primera vez. Llegó un punto en el que mi canal personal tenía más videos de manualidades que cosas de mi vida y coas de fotografía. Con lo ’geeky’ que soy con la organización, dije: “Necesito separar esto. No puedo tener todo mezclado". Estaba estudiando ’merca’ en ese entonces. Dije: “Esta es una chance para probar con una marca, a ver si la puedo crecer, aplicar lo que estoy entendiendo en clase”. Empecé a pensar en crear el canal ya como un canal solo de manualidades. Me tomó como un mes elegir el nombre. El 15 de diciembre fue cuando lo hice, cuando dije “Ya sé qué quiero” y lo lancé.

-Roberto Ibarra: De esta parte que se siente incluso, como tú lo dices, que estabas probando o validando los conocimientos que adquirías en la universidad, ¿cómo es que sigues después? ¿Qué modelo fue el inicial? Sí, tienes este canal, pero ¿cómo unificaste esta parte de crear los contenidos que tienes en tu página web, a raíz de blog. ¿Cómo fue este proceso de expansión, en el medio digital? ¿íbamos probando nuevas tecnologías o era algo que decías: “Voy a cubrir A, B y C"? ¿Cómo es esta parte de este crecimiento a largo de tu comunidad en el mundo del internet?

-Elizabeth Rangel: Ahora que lo pienso, creo que fue mucho el que soy muy curiosa. Pensaba, implementaba alguna estrategia que había visto en clase como para crecer. Nunca fue sobre el dinero. Cuando empecé el canal era sobre ver qué tanto podría crecer la marca con lo que aprendía en la escuela. Empecé a aplicar las técnicas, después, como soy fan de la tecnología y de cosas ’geeks’, me enteraba como de que “Mira, los blogs también son padres. Ah, bueno. Voy a hacer un blog". Hacía un blog porque se necesitaba para poder descargar los descargables de cada uno de los tutoriales. De ahí, empezó a escucharse de Facebook. Y dije: “Voy a hacer un Facebook". Al principio era mi Facebook personal, después se hizo una página. Una cosa fue llevando a la otra. Ahora sigue siendo así, pero ya es más planeado. Ya desde el lado de negocios, con la experiencia de 6 años, no como al principio.

-Roberto Ibarra: Liz, cuéntanos. Me imagino estás en muchas redes sociales. Estás creciendo tu contenido en estas redes. Nos puedes contar alguna historia o ¿te ha pasado que has experimentado algo en una red social y dijiste “Mejor la abandono” porque no valía la pena lo que podría obtener? ¿O simplemente cada que entras un experimento te han dado acierto todas las redes?

-Elizabeth Rangel: No, hemos experimentado con muchísimas redes. Hace unos 3 años sentí que estaba estancada porque no sabía hacia dónde moverme. Esa es una de las cosas que al principio me costó mucho trabajo. Como no conocía a nadie de emprendimiento y no vengo de familia de emprendedores, no sabía por dónde caminar. Empecé a tocar muchas puertas. En una de esas llegué a las comunidades de tecnología y emprendimiento en Guadalajara. Recuerdo conocí a una persona que llevaba una red social de cosas interesantes. Me dijo: “Lo que tú haces podría ir muy bien con esto". La verdad es que yo dije: “Vamos a intentarlo", pero también fue un poco por no saber decir que no. Intentamos esa red social, aunque yo tenía el ’feeling’ de que no iba a poder crecer. Al final, ese perfil ni siquiera sé si todavía existe. No creció.

-Roberto Ibarra: Liz, ahora cuéntanos, ¿cómo es el proceso de transición de, no sé si le queremos llamar así, de un ’hobby’, algo que te apasionaba, a un emprendimiento? ¿Cómo se monetiza, cómo se sostiene este emprendimiento? Porque de caridad o de sol está difícil mantener las cosas. ¿Cómo le has hecho para sustentar el crecimiento de tu emprendimiento en términos económicos?

-Elizabeth Rangel: Todo ha ido evolucionando junto con la industria de los contenidos en internet. Empezó con el programa para ’partners’ de YouTube. Al principio, cuando tenías un contenido que fuera súper atractivo y original, te ofrecían darte un porcentaje de los clics de anuncios. Ahora, ya cualquiera se puede inscribir. Esa también es una parte de las más importantes, el ’Adsense’ y todo lo que es monetización por clics de anuncios. Después de eso, notamos que los CPV iban bajando, pero podíamos ganar más con venta directa. Empezamos a hablar con agencias, con marcas. Las marcas ya nos conocían algunas, venían a trabajar con nosotros. Así es como ha ido evolucionando. Ahora, pensando en que: “Sí está padre monetizar en el internet, pero también se pueden encontrar otros flujos de efectivo”, es que estamos experimentando con la tienda.

-Roberto Ibarra: Ahora, Liz, para entender bien esta parte de los ingresos que originalmente recibías de videos de YouTube, a lo que entendí, de un ‘partner’ que era automático, ¿es mejor negocio tú manejarlo directamente, contactando estas agencias y buscando tus patrocinadores?

-Elizabeth Rangel: Depende de cómo lo veas. Si estás conectado, conoces a todas las marcas, has trabajado en ventas, sabes cómo cotizar perfectamente en internet, sí te conviene. Si tienes a alguien que te ayude, también. No puedes estar grabando, editando y además vendiendo. Es muy pesado. Si no lo puedes hacer -creo que la mayoría de la gente no tiene quizá el ’expertise’ o el tiempo para estar corriendo atrás de agencias-, te ayuda mucho tener el ’partnership’ porque Google se encarga de todo y nada más te llega un porcentaje. Hay otras formas de monetizar con otras redes de anuncios que te pagan más. Sería como experimentar cuál es el modelo para cada quien.

-Roberto Ibarra: Ahora que comentas que vas a estar haciendo tu propia tienda para vender los materiales o las materias primas para crear los mismos productos que muestras en tus videos, en los números que tú ves, ¿ese es al final lo que crees que va a ser el mejor camino para monetizar o va a ser una combinación de los dos? ¿O solo vas a experimentar a ver cómo te va por allá?

-Elizabeth Rangel: Creo que son muy diferentes. En lo personal, a mí me gusta la tienda porque siempre he querido trabajar en diseño de productos. Hay muchas veces que por tutoriales o por cosas que hago se me ocurren cosas y digo: “Debería de venderlas". La tienda ahora es la excusa perfecta para hacerlas. También creo que son dos líneas muy distintas. Monetizar contenidos es muy diferente a venderle algo a un usuario final que le gustan las manualidades. Es un complementario.

-Roberto Ibarra: Liz, una parte muy interesante, es parte del éxito que tienes, cuéntanos cómo le haces para crecer un canal a tres punto y cacho millones de usuarios y tener tantos ’likes’. ¿Cuál es la estrategia que funciona? Porque si me dices que todo fue orgánico, la realidad es que está muy difícil creer. Aun cuando tu contenido sea excelente, es una competencia global. Liz, cuéntanos, por favor, ¿qué estrategias, además de crear un contenido excelente, utilizas para crecer esta base de fans que tienes?

-Elizabeth Rangel: No es secreto ni nada, pero empecé hace 6 años. YouTube fue adquirido por Google hace como 9. Cuando empecé había como 4 ‘Youtubers’ en México. Toda la gente que empezó a meterse a internet, que no estaba haciendo contenido, obviamente llegaba a mi canal. Al principio sí fue orgánico. No había tanta competencia. Había 4 canales y a los 4 canales nos veían. A partir de ahí, fue más cerebro de mercadotecnia y de ’hackear’ un poco el crecimiento. Ver por dónde se estaban moviendo las tendencias de digital y empezar a moverse hacia allá. No te podría decir exactamente cuáles fueron las actividades que hicimos o cuáles fueron las estrategias porque han sido conforme van sucediendo. Sí creo que es mucho de tener ese ’feeling’ de qué es lo que se está moviendo y meterse por ahí.

-Roberto Ibarra: ¿Tú lo sientes más como que utilizabas anuncios pagados?

-Elizabeth Rangel: No.

-Roberto Ibarra: ¿O hacías que ‘bloggers’ hablaran de ti? ¿Alguna estrategia así?

-Elizabeth Rangel: No.

-Roberto Ibarra: Okey. Simplemente fue lo que se te ocurría lo ibas probando, ibas generando una base de usuarios más grande.

-Elizabeth Rangel: Sí.

-Roberto Ibarra: Okey.

-Elizabeth Rangel: Sí, fue más ’growth hacking’ que estar pagando en anuncios. Ahora es la estrategia porque es muy difícil competir porque hay muchísimo contenido en internet. En ese entonces no era tan difícil. Creo que una de las partes interesantes es que me ha tocado ver la evolución y está súper interesante ya que lo ves ahora cómo se aplica. Es súper distinto.

-Roberto Ibarra: Liz, por ejemplo, de la vez que nosotros estábamos esperando, estábamos comenzando a agendar una entrevista contigo, porque te queríamos tener en este programa, a hoy que revisé tus números, más o menos creo que creciste en seguidores unas 800,000 personas, casi 1,000,000 de personas, un 30% en un lapso de unos meses. ¿Esa es la viralidad de tu mismo contenido?

-Elizabeth Rangel: Sí.

-Roberto Ibarra: ¡Guau!

-Elizabeth Rangel: Sí. Es parte de moverse por las estrategias correctas. No es algo como que te pueda decir: “La fórmula es esto". Tienes que verlo con tu propio contenido porque todo es diferente. No es lo mismo la gente a la que le hablo que la gente a la que tu marca le va a hablar. No es lo mismo que yo haga esto que tú hagas eso. Puede no funcionar contigo, pero conmigo sí. Es como aventarse, empezar a ser más sensible a cómo reacciona la gente y a cómo se están moviendo las cosas en el entorno.

-Roberto Ibarra: Okey. Como dices tú, no es que se descubrió una fórmula mágica, es que todo el tiempo hay que estar intentando cosas nuevas. ¿Es correcto así, Liz?

-Elizabeth Rangel: Sí.

-Roberto Ibarra: Liz, está súper interesante esto. Muchas gracias por compartir cómo fue esta historia. Ahora, te voy a llevar a una sección de preguntas un poco más rápidas donde el objetivo es entender más cómo funciona tu mente como emprendedora y no tanto tu emprendimiento. En esa tónica, la pregunta inicial, Liz, es: A ti, ¿qué te detenía a emprender?

-Elizabeth Rangel: La edad. Sentía que estaba muy joven para empezar a hacer cosas.

-Roberto Ibarra: ¿Se curó con el tiempo, simplemente?

-Elizabeth Rangel: No, empecé a hacer cosas, pero no las empecé como en plan negocios, eran como ’hobbies’.

-Roberto Ibarra: Okey.

-Elizabeth Rangel: El canal lo empecé a los 19 como un ’hobby’.

-Roberto Ibarra: A lo largo de tu trayectoria como emprendedora, ¿cuál ha sido el mejor consejo que tú has recibido?

-Elizabeth Rangel: Me dieron un consejo en una rueda de prensa. Me dijeron que yo iba a abrir el ’speech’. Yo les dije: “A mí no me dijeron que yo iba a abrir". Una persona de negocios de Guadalajara me dijo: “Debes estar siempre preparada. No importa lo que pase, una emprendedora buena siempre debe estar preparada.” Y es cierto, siempre debes estar preparada. No importa que no te hayas hecho un ’speech’ grandísimo. Siempre tienes que decir que sí.

-Roberto Ibarra: Liz, ¿qué hábito crees que contribuye a tu éxito personal?

-Elizabeth Rangel: ¿Hábito? Que soy muy curiosa. No sé si sea un hábito o una cualidad, pero me llaman mucho la atención cosas nuevas. Me empiezo a poner a investigar e investigar. De repente digo: “¡Guau, está súper padre!". Me empiezo a ir por ahí o experimento por otro lado. Como que trato de no limitarme a lo convencional. Creo que eso ha ayudado mucho.

-Roberto Ibarra: Liz, ¿has desarrollado alguna mejor práctica de cómo obtener un balance entre esta curiosidad y el desenfoque? Porque a lo mejor te llega una idea totalmente nueva de algo que quieres explorar. ¿Cómo le haces para saber, en tu día a día, que lo que estás haciendo está alineado a crecer tu negocio y no te está desviando a algo que es más interesante pero quizá no es lo más importante?

-Elizabeth Rangel: Creo que está mal limitarse y decir: “Solo voy a pensar en esto". Porque muchas veces tu mente decide divagar por el universo. A veces, esas ideas te llevan a un punto que al final sí va a ser importante para tu negocio, pero que al principio no parecía. Creo que también es importante ser libre, darse tiempo de divagar, pensar ideas locas porque as ideas locas son las que después mueven al mundo.

-Roberto Ibarra: Claro. Liz, en tu quehacer diario como emprendedora, personalmente, además de YouTube, ¿utilizas alguna herramienta digital, algún sitio web o alguna app que crees que le pueda servir a otros de nuestros vidapreneurs?

-Elizabeth Rangel: ¿Como para emprender?

-Roberto Ibarra: Sí. ¿Qué utilizas tú en tu negocio que recomendarías que utilizaran otras personas?

-Elizabeth Rangel: Utilizo muchas cosas. Soy muy fan de las redes sociales. Algo que les puedo recomendar, que quizá va a sonar un poco tonto, es que utilicen ’Snapchat’ porque está definiendo la evolución de los medios y del consumo de muchas cosas a nivel digital. Aunque parezca tonto, es muy interesante ver cómo las nuevas generaciones y los nuevos mercados están utilizando este tipo de tecnologías.

-Roberto Ibarra: Está súper interesante. Yo comparto lo que tú dices. Es una tecnología nueva. Ahora estoy con una persona que lo utiliza prácticamente todo el día. Te vas dando cuenta cómo se genera este contenido. Lo que siento es que el concepto de la temporalidad, de que el contenido se va a acabar, te lleva a un sentido de escasez que se puede aprovechar no solo por las personas sino también por las marcas. Está muy interesante esto que nos comentas, Liz. Va a estar aquí esta recomendación de ’Snapchat’ en las notas del programa. Si solo nos pudieras recomendar un libro o una película para nuestros vidapreneurs, ¿cuál sería y por qué?

-Elizabeth Rangel: Leí un libro hace mucho, que no sé si lo puedan encontrar en librerías. Cuando estaba en la carrera nos fueron a dar una plática. Uno de los dueños de “Verde Valle", que tiene un libro que se llama “Hagamos marca en México". Se me hizo muy interesante porque él habla de la historia de “Verde Valle", -que es una marca de arroces, que en ese entonces, cuando fue a darnos la plática, el arroz era como que “pues es arroz, no importa qué marca sea”-, cómo empezaron a construir todo alrededor para que ahora la gente busque la marca “Verde Valle". Ya importa que el arroz tenga una marca. Se me hizo muy interese ante, de verdad.

-Roberto Ibarra: Va a estar esta recomendación también aquí en las notas del programa. Liz, ahora te voy a llevar a una situación hipotética en la que están muchos de nuestros vidapreneurs, que son esos emprendedores que están esperando nacer o que acaban de nacer y están esperando crecer. Imagínate que por algún evento catastrófico te quedas sin tus emprendimientos actuales y amaneces solo con 500 dólares y una laptop. ¿Qué harías tú en los próximos 7 días?

-Elizabeth Rangel: En los próximos 7 días... Probablemente contactar a la gente que ya conozco. Buscar algo que desarrollar.

-Roberto Ibarra: Pues son como 3.6 millones.

-Elizabeth Rangel: Ajá. Imaginando que, por ejemplo, explotara Facebook y todas las redes sociales, me contactaría con la gente que he trabajado, por ejemplo, de marcas. Más allá que tener el canal de YouTube, sé mucho de redes sociales. Sé mucho de crecer canales, contenidos. Eventualmente podría hacer algo así.

-Roberto Ibarra: Liz, antes de despedirnos, por favor, danos un último consejo y la manera más fácil de contactarte.

-Elizabeth Rangel: Último consejo... Háganlo. Anímense. El miedo, se me hace súper tonto. Es algo que te puede detener o te puede empujar. Dejen que el miedo los empuje. ¿Dónde me pueden contactar? Por Twitter: @craftingeek o ver en mi Instagram lo que hago o en mi Snapchat, hablando de Snapchat, para que chequen todo lo que hago.

-Roberto Ibarra: ¿También en esos lugares estás como Craftingeek?

-Elizabeth Rangel: Sí, también.

-Roberto Ibarra: Excelente. Estos datos de contacto van a estar aquí en las notas del programa. Elizabeth Rangel, fundadora de Craftingeek. Muchas gracias por compartir tu historia aquí en VIDA Entrepreneur, que estamos seguros le dará vida a nuevos emprendedores.

-Elizabeth Rangel: Muchas gracias por la invitación. Espero que les sirva y que se animen a emprender.

Gracias Vidapreneurs por escucharnos una vez más. En nuestro siguiente capítulo conocerán a otro emprendedor exitoso que comenzó como todos nosotros; sin nada. Suscríbete a nuestro podcast en iTunes para que no te pierdas ningún episodio. Visita nuestra página web, vida-e.com para consultar la información que escuchaste hoy y acceder a otros recursos. Dale vida a tu emprendimiento hoy, utiliza el mismo servicio que por más de 5 años hemos usado para hospedar nuestras páginas web. Entra a http://vida-e.com/hospedaje y obtén un 60% de descuento en tu primer año de hospedaje.