VIDAentrepreneur podcast logo Vidaentrepreneur

Entrevistas a emprendedores exitosos y que inspiran

iniciocontactopatrocinios

158 - Ariel Arrieta
  • VIDA Entrepreneur
  • Podcast

Emprendedor exitoso #158 - Ariel Arrieta

Escucha la entrevista

158 - Ariel Arrieta

El ego mata más compañías que la falta de capital

Referencias

-Emprendimiento

NxtpLabs

-Herramienta

zoom.us

-Libro o película

Libros: “Aprender a Emprender” de Ariel Arrieta; “Zero to One: Notes on Startups, or How to Build the Future” de Peter Thiel; “Switch: How to Change Things When Change is Hard” de Chip Heath y Dan Heath; “The Term Sheet: A Startup Thriller Novel” de Lucas Carlson; “What Technology Wants” de Kevin Kelly; “Exponential Organizations: Why new organizations are ten times better, faster, and cheaper than yours and what to do about it” de Salim Ismail, Michael S. Malone y Yuri Van Geest; “The Zero Marginal Cost Society” de Jeremy Rifkin; “Cee Lo Green: An Unauthorized Biography” de Belmont y Belcourt Biographies; Biografía de Steve Jobs; “Creativity, Inc.: Overcoming the Unseen Forces That Stand in the Way of True Inspiration” de Ed Catmull y Amy Wallace; “Bold: How to Go Big, Create Wealth, and Impact the World” de Peter H. Diamandis; “Start with Why: How Great Leaders Inspire Everyone to Take Action” de Simon Sinek; “Venture Deals: Be Smarter Than Your Lawyer and Venture Capitalist” de Brad Feld y Jason Mendelson; “The Innovator’s Dilemma” de Clayton M. Christensen; “The Innovator’s Solution” de Clayton M. Christensen; “The Hard Thing About Hard Things” de Ben Horowitz; “The Circle” de Dave Eggers

-Contacto

Twitter: @aarrieta; E-mail: aarrieta@nxtplabs.com

Recomendaciones

Entrevista

-Roberto Ibarra: Hola Vidapreneurs, ¿cómo están? Roberto Ibarra aquí con ustedes. Recuerden que mi correo es roberto@vida-e.com, y que ya está disponible la app de Android para poder escuchar el podcast. Simplemente hay que entrar a la página de Google Play Store, buscar la palabra Vida Entrepreneur y pueden descargar la aplicación gratuita para escuchar el podcast desde ahí. El día de hoy estamos con el cofundador de NxtpLabs, que es un fondo de inversión y aceleración de Argentina, el cual ha ayudado a más de 140 empresas en su proceso de crecimiento. NxtpLabs realiza una inversión semilla de 25,000 dólares en las empresas a cambio de un porcentaje de entre el 2 y el 10% de la empresa misma. En una segunda fase puede llegar a invertir hasta un millón de dólares. Está con nosotros su cofundador, Ariel Arrieta. Ariel, ¿cómo estás hoy?

-Ariel Arrieta: ¿Cómo estás Roberto? Gracias por la invitación.

-Roberto Ibarra: Todo muy bien Ariel, muchas gracias. Oye, ¿tú normalmente en qué parte del mundo te encuentras trabajando?

-Ariel Arrieta: En este momento estoy en Argentina, que es donde vivo. La semana que viene voy a estar en San Francisco, después en Washington y después en Boston para el MIT Latin American Conference. Básicamente vivo en Argentina y trabajo en todos lados.

-Roberto Ibarra: Oye Ariel, tú normalmente cuando vas a alguna fiesta o alguno de estos eventos y te preguntan a qué te dedicas, ¿cómo explicas tú brevemente eso?

-Ariel Arrieta: Básicamente trato de decir que invertimos en Startups y los ayudamos a dar sus primeros pasos, a validar su modelo de negocio, y de esa forma creamos valor. La forma de capturar el valor es a través del equity de las compañías, o sea las acciones que tiene esa empresa en la cual invertimos.

-Roberto Ibarra: Antes de platicar más de esta trayectoria emprendedora que tienes, y este fondo de inversión que has creado, lo que hacemos aquí en el programa de Vida Entrepreneur es motivar a nuevos emprendedores a que nazcan. Pero les queremos contar la realidad, que nueve de cada diez emprendimientos van a fracasar, y cómo ellos se comportan ante estas situaciones de fracaso es lo que va a definir su éxito posterior como emprendedor. Entonces en esa tónica Ariel, por favor cuéntanos la historia de tu peor momento como emprendedor. Tu peor fracaso. El que más te haya dolido. Llévanos a revivir eso contigo.

-Ariel Arrieta: Básicamente yo soy un emprendedor serial. Eso quiere decir que fundé y fundí un montón de empresas. La primera empresa que fundí creo que fue uno de los puntos clave de sensación de fracaso. En la práctica yo trabajo en internet desde el 95, bien al comienzo del internet comercial en Latinoamérica. Mi primera empresa la fundé en el 99. En ese momento todo mundo quería invertir en empresas de internet. Yo tenía en esa época un Power Point que decía que en la época de la fiebre del oro había que inventar picos y palas, y con ese Power Point con un amigo convencimos a dos inversores de que pongan dos millones de dólares a cambio del 95% del equity de la compañía. Esas son dos cosas que no se hacen más. No se le dan a nadie dos millones de dólares por un Power Point, y tampoco se entrega el 95% del equity en la primera ronda. Pero en ese momento era como el lejano oeste, donde no había muchas reglas. Esto de emprender no se sabía cómo levantar capital, no se sabía que había inversores. Simplemente estaba pasando todo muy rápido, y pasaba en otro lado que era en Silicon Valley en Estados Unidos. Desde acá mirábamos cómo funcionaban las cosas afuera y tratábamos de hacer más o menos lo mismo. La realidad era que yo estaba emprendiendo sin saber cómo armar una compañía. Tenía una experiencia de trabajar en empresas de internet, pero nunca armando una empresa de internet desde cero. Entonces fue todo una experiencia. Cuando arrancamos esa compañía al poco tiempo nos dimos cuenta que el negocio no era vender picos y palas como creíamos en ese momento en esa fiebre de internet que vivíamos. Lo que nosotros creíamos que eran los picos y las palas era vender horas de desarrollo de productos de internet, o conectividad, o soluciones de tecnología. Lo que tenía valor era hacer portales. Entonces con esa empresa cambiamos el foco de la compañía, mantuvimos los servicios que eran lo que nos servía para pagar las cuentas, y nos enfocamos en hacer nuestros propios portales. Hicimos uno que se llamaba Ok Compra, que era un shopping mall online que en el 99 te permitía comprar y vender a empresas que no tenían presencia online, y teníamos una solución de e-commerce que se ocupaba de todo. Cobranzas con tarjeta de crédito, permitía tener un carrito de compras y comprar en tiendas que tal vez tenían presencia web, pero no tenían presencia en e-commerce. Habíamos hecho hasta la versión web que permitía hacer esto con el teléfono celular. Obviamente no son los teléfonos que tenemos hoy. En ese momento nos sirvió para lograr una relevancia y salir en la tapa de varias revistas. Creíamos que éramos súper estrellas. Gracias a esa revista que se llamaba Information Technology, una revista muy geek. Salimos en la tapa de esa revista, y con ella terminé conociendo a mi mujer. Ese fue como el pago de esa Startup. Como negocio no fue muy buen negocio. No porque me haya casado, sino porque en ese momento había pocos usuarios en internet. Los usuarios no querían poner la tarjeta de crédito online por miedo a que los roben o pierdan la tarjeta. Mucho menos hacerlo por el teléfono celular. Entonces ese fue si quieres la primera parte donde las cosas no estaban yendo tan bien como venían. Después hicimos otro portal que se llamaba Win Commerce, que era un portal de comercio exterior. Se lo vendemos a una empresa americana en dos millones de dólares, que para nosotros en ese entonces era mucho dinero, y como era la época punto com, nosotros queríamos que nos pagaran con equity la compañía que nos estaba comprando, una compañía americana. Los que tenían el otro Startup de Win Commerce, querían pagarnos con cash. Llegamos a una negociación bastante dura, donde nos pagaron 600,000 dólares en cash y el resto en equity. En ese momento lo que teníamos era un producto donde nos dieron ese equity, y eso fue en el 99. En el 2000 explota la burbuja punto com, el equity que nos pagan termina valiendo cero, y el cash que teníamos lo terminamos usando para terminar de entregar el producto y pagar las horas de desarrollo que teníamos. No fue un gran negocio. A partir de eso vino la crisis de los puntos com. En los 2000 vino la crisis de Argentina, donde lo poco que teníamos de ingreso también lo terminamos poniendo para mantener la estructura y perdimos otros negocios. Definitivamente en medio de esa crisis general terminamos cerrando la compañía. De ahí me fui a trabajar a Global Mall, que se estaba centrando en medios digitales. Me encontré con mi socio en la siguiente compañía que se llama Damián Voltes, y él tenía la misma historia que yo. Había fundado una compañía en el 99, se llamaba Cupones Online, que nada tiene con GroupOn y todo eso, pero en ese momento era el modelo que ellos veían. Con esa compañía ellos levantaron 3 millones de dólares. La fundaron en el 99 y la fundieron en el 2001. Con Damián decidimos armar una nueva compañía que se llamaba Digital Ventures. Como teníamos este impresionante track record de haber quebrado una compañía cada uno, nos costó mucho levantar capital. Él había levantado 3 millones de dólares en su campaña anterior. Yo había levantado dos millones de dólares. Teníamos una compañía en la cual sólo necesitábamos 20,000 dólares para operarla, porque era un negocio que ya conocíamos, un momento de crisis donde los medios no le vendían publicidad a nadie. Nosotros encontramos una forma de poder usar la publicidad para ganar por resultados. Campañas de publicidad, que no era algo muy nuevo, pero los medios estaban dispuestas a hacerlo. Entonces creíamos que con sólo 20,000 dólares arrancábamos esa compañía. Pero como teníamos este impresionante track record de haber quebrado una compañía cada uno, nos costó mucho levantar capital. Tanto fue así que un amigo mío nos invirtió 10,000 dólares, y nunca encontramos los segundos 10,000 dólares. Esa compañía la arrancamos en el 2003 con esos 10,000 dólares, se la vendemos a Fox en el 2007 con oficinas en tres países. En Argentina, Brasil y México. Mi amigo puso 10,000 dólares, y se terminó llevando casi dos millones de dólares en retorno en 4 años. Cuando le vendimos la compañía a Fox News Corporation, teníamos oficinas en tres países. Entre el 2007 y el 2009 abrimos oficinas en 21 países, y básicamente lo que terminó pasando fue que expandimos el negocio. La forma que encontramos para hacerlo fue mandando gente que trabajaba en la empresa a otros países ser parte de la aleación, y poder transmitir las prácticas que teníamos en la compañía a otros mercados, adentro de la gente fue donde terminó siendo la forma más eficiente en que logramos hacer eso. Después en ese proceso cobramos todos nuestros earn outs y terminamos recibiendo todo lo que nos correspondía a nosotros, al medio de las empresas que teníamos. Entre ese proceso incubamos seis o siete compañías, de las cuales una sola funcionó bien, que se llamaba InZearch, que era una agencia de marketing en buscadores. También se la vendimos a Fox en ese proyecto. Cuando estoy en ese momento, me doy cuenta de que las corporaciones son fantásticas, porque tienen el poder para hacer un montón de cosas. Pero son bastante políticas adentro. Creía yo que podía agregarle mucho más valor a Startups que recién estaban arrancando, y de esa manera poder trabajar con equipos más chicos donde poder ayudarlos más. Ahí decido dejar Fox y empiezo a ser inversor ángel, tratando de replicar lo que hizo mi amigo. Poner 10,000 dólares en una Startup, esperar cuatro años y hacer que se conviertan en dos millones. Ese era el plan que yo tenía. Me pareció un buen plan, y cuando arranqué empecé a invertir en Startups. Invertí en seis o siete compañías, y me di cuenta que era la oportunidad de invertir en compañías que están arrancando buenísimas, pero que los emprendedores no necesitamos sólo capital, sino necesitamos un montón de ayuda. Si sos un inversor ángel la oportunidad es increíble, pero es un negocio muy difícil de escalar. Porque como tú decías, la tasa de fracaso de las Startups es muy alta, y si sos un inversor ángel tienes que diversificar eso entre no muchas, y no te alcanza el tiempo. Porque cuando estás dedicado full time a ayudar a las Startups, con seis o siete compañías ya estás dedicado full time, y probablemente necesites esperar por lo menos el doble de compañías como para diversificar un poco el proyecto.

-Roberto Ibarra: Ariel, está súper interesante esa trayectoria. Te quiero detener aquí porque siento que ahora ya vamos a empezar a llegar a los momentos de éxito. Pero quiero retomar un poquito esos momentos de fracaso que viviste en tu propia trayectoria…

-Ariel Arrieta: No te preocupes que hay muchos más momentos de fracaso. Adelante.

-Roberto Ibarra: En esta parte de tu trayectoria personal como emprendedor, que estuviste viviendo todo eso y a como cuentas la historia, parece que es un tropiezo tras otro hasta que llegas a fundar esta nueva empresa con esos 10,000 dólares que costaron mucho trabajo obtener. Llega este primer gran éxito. ¿Tú recuerdas estos momentos para compartirlo con nuestros Vidapreneurs? ¿Qué pasaba en tu mente cuando llegó el primer fracaso? ¿Dijiste: bueno, estábamos muy adelantados a la época? El segundo: bueno, el mercado explotó y fue una mala negociación. ¿Cómo racionalizas esto en tu mente y te motivas a continuar a pesar de toda esta adversidad en el medio emprendedor?

-Ariel Arrieta: Creo que si quieres ser emprendedor debes ser optimista de por sí. Encontrar el medio vaso lleno, y poder aferrarte a eso y decir: todo va a estar mejor mañana, vamos a crecer y vamos a resolver los problemas que tenemos. Sólo nos falta poder resolver estos veinte temas, de los cuales con resolver los primeros dos o tres que son los que a lo sumo vas a terminar. Teniendo la capacidad de resolver las cosas empiezan a funcionar. Entonces creo que ser optimista es un requisito que no puedes dejar pasar, y después ir aprendiendo. Lo importante es que puedas aprender en qué te equivocaste en el proceso anterior. Es normal el fracaso constante, pero es uno tras otro, y si te mantienes haciendo las cosas bien a la larga terminas aprendiendo. Es mucho más valorable el hecho de lo que los americanos llaman resilience, o sea seguir empecinado en hacer las cosas a pesar de que no todo salga adelante, y tener la constancia de mantenerte aprendiendo en una misma industria. Es lo que termina haciendo que seas bueno. En mi caso particular yo me mantuve en la industria básicamente porque no tenía otra alternativa. Yo no recibía ofertas de un montón de otras cosas para hacer, y lo que había aprendido a hacer era trabajar en internet, trabajar en un principio de la tecnología, pasé al área comercial desde las oportunidades que veía. Probablemente si hubiese tenido oportunidad de estar entre los primeros fracasos de irme a trabajar a otra industria, hoy no estaría hoy contándote todo lo que pasé. Estaría haciendo alguna otra cosa, me podría ir mejor o peor, y estoy seguro que si aprendiera muchas cosas de varias industrias, probablemente no te terminas especializando en nada. Entonces los emprendedores nacemos como especialistas. Eso te permite ver oportunidades que nadie más está viendo. Después si quieres ser un buen CEO en tu compañía, tienes que retransformar y ser un buen generalista, que sea pionero en muchas cosas distintas, y poder tomar decisiones de diferentes áreas. De recursos humanos, de marketing, de finanzas, de legales, de un montón de cosas. Tienes que ser bueno en esto. Eso es lo que necesitas para ser un buen gerente o un buen CEO.

-Roberto Ibarra: También está súper interesante esta parte que nos comentas. Me resuena mucho un comentario que dices. Como emprendedor tienes que convertirte en el especialista, y ser bueno en tu industria. La frase que siempre me resuena mucho cuando me la han comentado es: esto es como un deportista que gana medallas de oro. Los deportistas o atletas que ganan medallas, no lo ganan en 5 o 6 disciplinas. La ganan en una. Eso es lo que te resuena que el objetivo de esto es convertirse en ese medallista, en lo que uno puede especializarse y ser el mejor para alcanzar este éxito en los emprendimientos. Gracias por compartirnos eso, Ariel. Ahora regresando un poquito a la fundación de NxtpLabs, que nos comentas que tuviste esta salida exitosa y dijiste: bueno, pues ahora parece que encontré el camino, pues sólo hay que replicarlo. Hay que encontrar dónde puedo hacer estas inversiones. Pero te topaste con que tu tiempo no es escalable. ¿Qué pasó desde ese momento hasta la fundación de una aceleradora profesional como NxtpLabs, que ha atendido más de 100 empresas en esta aventura inicial como la que estuviste buscando?

-Ariel Arrieta: Básicamente lo que vimos fue en ese momento donde estábamos frustrados con alguno de mis socios que habíamos invertido en compañías, y que ese negocio no escalaba. Detectamos que nos cruzamos con los posts que escribió Paul Graham, el fundador de Y Combinator, donde él comentaba que había invertido 5 millones de dólares en 316 compañías en los primeros cinco años, y haciendo matemáticas te digo que había convertido esos cinco millones de dólares en 500 millones. Cuando vimos ese número dijimos: ¡guau! Acá hay un modelo. Algo está mal. Los retornos de los fondos de Venture Capital multiplican el capital 4, 5, 10 veces. 20 veces como mucho. Estos tipos hicieron 100% en un portfolio y no en una compañía. Entonces lo que vimos ahí fue un modelo de negocios que realmente escalaba y que tenía otra capacidad de agregar valor a las compañías. Entonces obviamente pasa también esto a retorno. Si invertiste desde cero en compañías como Airbnb, como Dropbox, como Reddit, todas billion dollar companies. Pero no le quita ningún mérito el hecho de haber hecho eso. Entonces cuando vimos eso dijimos: bueno, ok. Esto es un modelo de negocios que realmente funciona. Eso vemos mucho en los modelos de negocios, en la estructura, y después en las oportunidades marcadas. Obviamente si no tienes los emprendedores que puedan capturar esas oportunidades, va a ser algo difícil. Pero necesitas tener esas oportunidades grandes, con comparables que te muestren la evaluación y que muestren que hay un modelo de negocios que realmente funciona. Eso ya te reduce un montón el riesgo que estás asumiendo. Después te das cuenta de los emprendedores que tengan la capacidad de capturar esa oportunidad o no. Pero ya estando esa oportunidad lo que vimos es que Y Combinator era una oportunidad en sí misma, y queríamos ser el Y Combinator de Latinoamérica. Entonces con nuestros socios arrancamos esto con la visión de replicar el modelo de negocio de ellos, y lo que hicimos fue estructurar un fondo. Entonces cuando armamos el fondo nos dimos cuenta que teníamos tres retos como emprendedores, pero no teníamos tres retos como fund manager. Como bien sabes, los inversores no invierten en fund managers, en gente que arma su primer fondo, porque los retornos de los primeros fondos nadie sabe qué tan bien les va a ir. Nosotros teníamos credenciales como emprendedores pero no como fund managers, y por lo tanto no podíamos levantar capital de inversores institucionales ni family offices, que son los tradicionales que invierten en fondos. Entonces como teníamos esta limitación lo que decidimos hacer es que teníamos dos caminos. O nos pasábamos un par de años tratando de convencer a estos family offices de que teníamos la capacidad, el conocimiento y la oportunidad de invertir en estas compañías y de armar un fondo, o llamamos a amigos y armamos lo que llamamos una vaquita, que es básicamente un modelo de crowdfunding, donde le pedimos 25,000 dólares a amigos que puedan invertir, y con eso empezamos a hacer las primeras inversiones, a ver si podemos demostrar que tenemos capacidad de ejecución. Entonces hicimos eso, levantamos los primeros 500,000 dólares de fichas de 25,000 dólares. Por suerte los amigos que pusieron dinero fueron Marcos Galperin, que había armado MercadoLibre, que es una compañía de 6 millones de dólares y cotizándose. Por suerte otro de los amigos fue Alec Oxenford que había armado primero De Remate, y después había armado OLX. Creo que en lo único que coinvirtieron Marcos y Alec fue en Nxcp. No es que sean grandes amigos ni mucho menos. Fueron competidores, uno con MercadoLibre y el otro con De Remate, entonces creo que lo único que compartieron. Después Wences Casares, que había hecho Patagon hace unos cuantos años, y después se lo vendieron al banco Santander. Después hizo otros proyectos. Ahora es el cofundador de Xapo, un Bitcoin Wallet, y hace unas semanas fue designado como parte del board de PayPal. Él es un emprendedor que nos formó a todos, y creo que cuando yo arrancaba parte de la inspiración de ser un emprendedor serial vino de Wences, que también demostró que viniendo muy desde abajo uno puede ser dueño de su destino, y ser un gran emprendedor. Depende más de uno que del resto de la gente que está alrededor tuyo. Después sumamos a gente como Mariano Suárez-Battan o el Pato Jutard que habían hecho una empresa de juegos que se llamaba Three Melons, después se la vendieron a Playdom y después a Disney. Esos y otros emprendedores que habían hecho cosas relevantes. Con todo eso levantamos primero 500,000 dólares, después un millón, millón y medio, dos millones. Cuando llegamos a dos millones y medio dijimos: basta de fichar 25,000 dólares. Es el momento de levantar capital en serio. Ahí se sumó el FOMIN, que depende del Banco Interamericano de Desarrollo. Susana García-Robles fue el primer inversor institucional que creyó en nosotros, y puso los primeros cinco millones de dólares con la inversión de Susana y del FOMIN nos ayudó a convencer a que en Chile pusieran 10 millones de dólares, y después INADEM se sumara con 4 millones de dólares. Con todo esto levantamos 38.5 millones. Hace cinco años que venimos invirtiendo sistemáticamente en Startups. Ponemos como decías los primeros 25,000 dólares, y después de ello vamos a probar el modelo de negocios a las compañías, y con esa prueba ayudamos a levantar la siguiente ronda de capital. Normalmente invertimos el 20% de las rondas hasta llegar a un millón de dólares. Ahora estamos estructurando un nuevo fondo que se llama Unoportunity Fund, donde pensamos invertir entre uno y cinco millones, principalmente en las mejores compañías del fondo uno, el 70% en las mejores compañías del fondo uno, y el 30% en otras compañías que vengan del network. Hoy tenemos presencia en Uruguay, Argentina y Chile.

-Roberto Ibarra: Está súper interesante esta parte de cómo parece de tu historia inicial de emprendedor, que pareciera que venía lo que te comentaba: un fracaso tras otro. Se da este punto de inflexión en la Fundación NxtpLabs, y ahora se ve como un éxito uno tras otro. ¿Es así la interpretación? ¿O es la versión de marketing que nos das? ¿Qué tan difícil te fue inicialmente sumar a estos inversionistas?

-Ariel Arrieta: A ver. La gente de Harvard escribió un caso nuestro donde antes de llegar a los 38 millones que tenemos hoy, cuando estábamos haciendo fundraising, levantamos bastante. Un fondo normal levanta el capital en el primer año, después el fundraising se cierra, a lo sumo te lleva dos años. Nosotros estuvimos casi cinco años haciendo fundraising, y fue tan poco cómodo que la gente de Harvard, el profesor Josh Lerner de la Escuela de Negocios de Harvard escribió un caso sobre nosotros, y le preguntaba a sus alumnos si nosotros teníamos que hacer un nuevo fondo o seguir tratando de levantar dinero en nuestro fondo. Nosotros creíamos que necesitábamos levantar 60 millones de dólares. Levantamos 38.5. Para algunos es un éxito. Para otros es un fracaso. Yo lo veo más como que hay un montón de cosas que no hicimos, que podríamos haber hecho. Invertimos, estuvimos en 162 compañías hasta el momento. Vendimos 9 compañías. Las primeras ocho que vendimos el retorno lo tuvimos entre tres y cinco equis. En la última compañía logramos un retorno de 60 equis. O sea, fue Tutum, que fue comprada por Dockers. Dockers es un Billion Dollar Company. Suena perfecto, pero nosotros invertimos sólo 25,000 dólares en esa compañía, y en 28 meses sacamos un millón y medio. Nos perdemos la oportunidad de poder invertir mucho más en esa compañía y hacer que eso realmente sea un gran éxito. Algunos no lo ven como un éxito. Yo lo siento más como un fracaso, no haber vuelto más dinero por un lado, porque en ese momento no teníamos el capital necesario para ponerlo, y también porque decidimos priorizar otras inversiones. Claramente el día de hoy lunes, vemos que la decisión que tomamos no fue la correcta. De nuevo, lo puedes vivir como un éxito o lo puedes vivir como un fracaso. No es ni una cosa ni la otra. Nosotros decimos que esto es un éxito overnight, de un día para el otro, que te llevó diez años hacerlo. Entonces creemos que cuando arrancas una compañía, te sientes un poco idiota al principio y durante mucho tiempo, porque la gente decía: ¿por qué dejaste tu trabajo en una buena dependencia para emprender? ¿Vos crees que esto va a funcionar? Esto probablemente no funcione. Te rodeas de gente que te está diciendo todo el tiempo: sos un idiota por hacer esto. Sos un idiota por lograrlo. De un día para otro te fue bien, la empresa empezó a encontrar un camino, te salen oportunidades y pasas a ser un genio, más cuando vendes la compañía. La realidad es que no sos ni un genio ni un idiota, y en el medio puedes vivir las cosas de las dos maneras. Depende de vos que elijas mirar el vaso lleno para seguir dándote ánimo, o ver el vaso vacío para marcarte qué es lo que tienes que hacer y qué es lo que podrías haber hecho mejor.

-Roberto Ibarra: Ariel, ahora te voy a pasar a una sección de preguntas más rápidas, donde el objetivo es entender más tu mente como emprendedor y no tanto tus emprendimientos. Entonces tómate un poco menos de un minuto para responderlas. Inicialmente a ti Ariel, ¿qué te detenía a emprender?

-Ariel Arrieta: Principalmente el no saber que se podía emprender. Yo arranqué hace muchos años y no era tan común hablar de emprendedores y saber que podías armar tu camino. Ese es el principal freno que tenía. Fue cuando descubrí que podía llamar a emprendedores, esa gente dispuesta a invertir dinero. Hay equipos que puedes llegar a formar para repartir, y toda la dinámica esa costó aprenderla. Esa falta de información o de referentes fue el primer factor que me detenía. Cuando encontré estos modelos fueron súper importantes.

-Roberto Ibarra: Ahora Ariel, a lo largo de esta trayectoria como emprendedor, ¿cuál ha sido el mejor consejo que tú has recibido?

-Ariel Arrieta: Rodearme de gente más inteligente que yo. De nuevo, creo que otro consejo súper importante es que el ego mató a más compañías que la falta de capital. Tener en cuenta esas dos cosas hace que por un lado puedas armar equipos que sean exitosos, y darte cuenta de que la tranquilidad de todos depende mucho de uno y de la forma en que estés relacionándote con tus socios y con la gente que esté a tu alrededor.

-Roberto Ibarra: Ariel, ¿qué hábito crees que contribuye a tu éxito personal?

-Ariel Arrieta: Creo que cuestionarme cada cosa que hago, y tener grandes ambiciones. Creo que grandes expectativas generan grandes resultados, y creo que es algo que trato de fijarme y de poner en práctica todo el tiempo.

-Roberto Ibarra: En tu quehacer diario como emprendedor, ¿tú personalmente utilizas alguna herramienta digital, algún sitio web o alguna app que crees que le pueda servir a otros de nuestros Vidapreneurs?

-Ariel Arrieta: Un montón. Uno que me gusta mucho ahora para videoconferencias y todo eso se llama zoom.us. Me parece que es mejor que Skype, mejor que alguna de las otras herramientas que dan la vuelta en la web. Me gusta para generar videoconferencias, y un poco el objetivo es tratar de viajar menos y usar más videoconferencias que puedan reducir la necesidad de viajes.

-Roberto Ibarra: Ariel, además de tu libro “Aprender a Emprender” que va a estar en las notas del programa, ¿nos puedes recomendar un libro adicional para nuestros Vidapreneurs? ¿Por qué nos recomendarías ese libro?

-Ariel Arrieta: A ver. Hay algunos que son básicos, como “Zero to One” de Peter Thiel. A mí me gusta mucho usar Audible, es una aplicación para usar audiobooks. Entonces en vez de correr y estar escuchando música yo escucho libros. Tengo un montón de libros. Uno que me gustó mucho se llama “Switch”, que es sobre cómo generar cambios. Me gusta que no todo sean libros de negocios. Me gustó una novela que se llama “The Term Sheet”, que es sobre Startups y es una novela. Está bueno mezclar eso. Me gustó “What Technology Wants”, que es un libro que escribió Kevin Kelly, que escribe en Wired. Los típicos “Exponential Organizations” de los profesores de Singularity. “Zero Marginal Cost” me parece también un libro buenísimo. Me gustó la historia de Cee Lo, “Cee Lo Talk”. La biografía de Steve Jobs. Me gustó Creativity, que cuenta la historia de Pixar. Me gustó “Bold” de Peter Diamandis, me parece un libro súper básico, importantísimo para entender el espíritu y un poco la cultura de emprender. Te puedo citar otros libros como “Start With Why” que habla sobre el propósito que le tienes que imponer a tu empresa y a las organizaciones. “Venture Deal” para aprender cómo estructurar rondas de inversión. “The Innovator’s Dilemma” y “The Innovator Solution” son libros que libros que intentan contar por qué una gran empresa no va a poder innovar bien, y por qué tiene que comprarse una Startup. “The Hard Thing About Hard Things” de Ben Horowitz me parece otro clásico, y si quieres algo otra novela más que me gusta de ciencia ficción, que también habla mucho de tecnologías se llama “The Circle”. Es otro libro que me gustó mucho. Puedo tener más, si quieres.

-Roberto Ibarra: Excelente. Muchas gracias por compartir esos libros que van a estar aquí en las notas del programa, para que nuestros Vidapreneurs puedan armar esta colección esencial de libros de emprendimiento. Ahora Ariel, te voy a llevar a una situación hipotética en la que están muchos de nuestros Vidapreneurs. Que son estos emprendedores que están esperando nacer, o que acaban de nacer y están esperando crecer. Entonces imagínate que por algún evento catastrófico te quedas sin tus emprendimientos actuales y amaneces sólo con 500 dólares y una laptop. ¿Qué harías en los próximos siete días?

-Ariel Arrieta: Primero, tratar de armar equipo. Buscar un cofundador que comparta la visión de lo que quiero hacer. Emprender ya es muy difícil cuando tienes un buen equipo, cuando tienes una oportunidad clara, cuando sabes qué hacer. Cuando tienes todos los recursos. Es mucho más difícil si estás solo. Entonces lo primero es el equipo. Después trataría de buscar una oportunidad que sea lo suficientemente grande como para que tenga un impacto en el mundo, en el montón de gente. Trataría de buscar algo que sea importante para alguien. Que pueda resolver un problema que yo valore mucho. Que esté haciendo esto no porque quiera ganar dinero, sino porque realmente sienta pasión por resolver ese problema y creo que pueda ayudar a cambiar la vida a un montón de gente a partir de resolver ese problema. Me pasaría el resto de la semana tratando de buscar ese problema para resolverlo.

-Roberto Ibarra: Ariel, antes de despedirnos por favor danos un último consejo y la manera más fácil de contactarte.

-Ariel Arrieta: Como último consejo, que sigan la pasión de lo que quieran hacer. Básicamente arrancar una compañía en su primer año suele ser no sé si fácil, pero menos difícil que los que vienen, porque arrancar con las ganas, con la pasión de lo que estás haciendo, con lo que te genera hacer algo nuevo, al momento tienes capital, tienes recursos como para poder probarlo, aunque no lo tengas lo puedes conseguir. Pero va a haber gente que crea en ese primer momento en tus ideas y en tu visión si tienes experiencia y puedes demostrar que tienes capacidad de ejecutar. Después del tercer año, suelen ser años obviamente más fáciles, porque las cosas empiezan a salir bien y tomaste tracción. Entonces lo difícil es cómo escalar el negocio. Ahí lo difícil después es cómo concentrarte en una oportunidad y no diversificarte en muchas otras oportunidades. Lo más difícil de todo es el segundo año, donde se te está acabando el dinero, o se te acabó el dinero. Donde lo que creías que iba a funcionar al principio no funciona. Donde la oportunidad que buscabas la ves mucho más complicada, porque empezaron a aparecer problemas reales que algunos no tienes la menor idea de cómo resolverlos. Entonces en ese momento es el momento donde las cosas parecen más negras y se vuelven mucho más difíciles. Ese momento lo vas a poder transitar si lo que estás haciendo lo estás haciendo porque algo realmente te importa. Porque encontraste un equipo donde creen en la visión a largo plazo, y porque crees que con pasión y testarudez vas a poder resolver ese problema o le vas a poder encontrar la vuelta. Si logras que esto pase, vas a poder salir y vas a poder encontrarle la vuelta, vas a poder resolver el problema del proveedor que encontró la tracción que necesitas. Si no puedes hacer eso, probablemente si lo estabas haciendo sólo para buscar dinero o para volverte millonario o encontrar algo más importante para hacer, probablemente fracases y en ese momento te rindas. Entonces mi consejo es cuando arrancas, arráncalo porque realmente sientes pasión por lo que estás haciendo.

-Roberto Ibarra: ¿La manera más fácil de contactarte, Ariel?

-Ariel Arrieta: La manera más fácil es mandarme un e-mail, por Twitter. Mi user es @aarrieta. Si no por mail es aarrieta@nxtplabs.com. Cualquiera de esas dos funciona perfecto.

-Roberto Ibarra: Excelente. Estos datos de contacto van a estar aquí en las notas del programa. Ariel Arrieta, fundador de NxtpLabs. Muchas gracias por compartir tu historia aquí en Vida Entrepreneur, que estamos seguros le dará vida a nuevos emprendedores.

-Ariel Arrieta: Muchas gracias a vos por invitarme.

Gracias Vidapreneurs por escucharnos una vez más. En nuestro siguiente capítulo conocerán a otro emprendedor exitoso que comenzó como todos nosotros; sin nada. Suscríbete a nuestro podcast en iTunes para que no te pierdas ningún episodio. Visita nuestra página web, vida-e.com para consultar la información que escuchaste hoy y acceder a otros recursos. Dale vida a tu emprendimiento hoy, utiliza el mismo servicio que por más de 5 años hemos usado para hospedar nuestras páginas web. Entra a http://vida-e.com/hospedaje y obtén un 50% de descuento en tu primer año de hospedaje.